Un sorprendente hallazgo tiene desconcertados desde hace varios días a los ciudadanos de Neuquén. Un joven navegaba en su kayak por un lago de la provincia y encontró una extraña estatua de un minotauro en el fondo del agua.

Hace algunas semanas Cristian, un joven neuquino de 23 años, salió a dar unas vueltas con su kayak en el lago Marí Menuco, en la provincia patagónica. En un determinado momento se topó con una sorprendente y aterradora escultura erguida en el fondo del lago.

"Era un minotauro. Primero me agarró miedo. Viste que hay muchos mitos sobre el agua y todos nos reímos, pero creo que algo cierto hay. O por lo menos, en ese momento, todas las dudas que tenía sobre los seres sobrenaturales, se confirmaron. Era un minotauro, afirmó el joven.

Tras divisar la figura del mostruo mitológico en el fondo del  lago, se alejó de inmediato al no saber qué podía sucederle. Sin embargo, ese descubrimiento le generaba curiosidad y es por eso que finalmente decidió regresar al lugar para investigar de qué se trataba

Pasaron 14 días desde el avistamiento y el joven volvió a la zona. Lo hizo acompañado por un grupo de amigos. De ese modo, descubrieron que la figura, que está a unos seis metros de la costa y a cuatro de la superficie, es de un metro y medio de alto, de metal y cemento, con dos cuernos en la cabeza. Además, tiene una caja fuerte en lugar de corazón

Cristian había investigado sobre los minotauros y por eso precisaba comprobar aquello que había descubierto. De esa forma se topó con un término: "gen ko". el que en la cosmovisión mapuche refiere a las energías protectoras de cada lugar. 

"Cada elemento de la naturaleza tiene el suyo y es por eso que los mapuches siempre piden permiso para entrar al agua o para cortar un árbol. Ese permiso se lo piden a este gen ko”, explicó el joven en una nota con LMCipolletti,

No obstante, el joven indicó que trató de llegar hasta la escultura, pero no pudo hacerlo. “Por ahí quien la creó, lo ideó en esto para que solo se pueda contemplar desde arriba, sin la necesidad de bajar”, sostuvo.

Pero eso no fue todo lo que descubrieron. Uno de sus amigos percibió que en el fondo del agua -y cerca de la estatua- había otra escultura. Lo vieron era una especie de cara humana que mide del mentón a la frente un metro cuarenta y de ancho, un metro. Tiene la boca abierta, labios marcados y una palabra en cada uno de los pómulos: “Viaje eterno”. “Imagínate cómo estábamos. Se celebró el nuevo hallazgo”, expresó.

Por último, por el momento no tienen precisiones sobre quién las colocó en el fondo del lago Mari Menuco, pero aseguraron que intentarán volver a investigar en ese lugar cuando pase el frío para poder sacarse las dudas que aún tienen.