Este 27 de agosto se cumplen tres décadas del fallecimiento de Martín Karadagián, deportista, luchador profesional, actor argentino, y creador protagonista de "Titanes en el Ring", el espectáculo que trascendió para siempre en la cultura popular argentina por tratarse del primer show televisivo y cinematográfico de lucha libre del país que se convirtió en un éxito comercial sin precedentes.

Su nombre es el sello de un fenómeno que gozó de 26 años de aire desde que se emitió por primera vez en 1962 por Canal 9. Se sabe que Karadiyijan, su verdadero apellido, nació en 1922 en un conventillo del barrio porteño de San Telmo, hijo de un inmigrante armenio y una española.

Este 27 de agosto se cumplen tres décadas del fallecimiento de Martín Karadagián. 

Su niñez fue muy pobre, por lo cual tuvo que salir a hacer changas desde muy chico, hasta que puso un pie dentro del icónico estadio Luna Park del bajo porteño, donde su vida dio un vuelco de 180 grados. 

Aunque en una primera instancia fue rechazado por su baja estatura, luego los convenció exhibiendo su fuerza e histrionismo, cualidades con los que logró hacerse un lugar entre el equipo de "catch", liderado por "El Hombre Montaña" y el polaco Karol Nowina. Solo en cuestión de años se transformó en uno de los más reconocidos de ese circo impostado de lucha.

 

Mientras duró esa experiencia, el "Titán" no solamente empezó a fascinarse y soñar con los primeros esbozos de lo que sería su espectáculo definitivo, sino que en 1957 trasladó su interpretación al cine, con el drama de Iván Grondona "Reencuentro con la gloria", en el que encarnaba a un luchador en plena decadencia, que mataba a su adversario. Y también protagonizó un combate contra el Capitán Piluso, el personaje infantil que representó el primer papel del cómico Alberto Olmedo.

Martín Karadagián, deportista, luchador profesional, actor argentino, y creador protagonista de " Titanes en el Ring".

El evento, que se realizó el 12 de noviembre de 1960, tuvo como ganador a Olmedo y aunque Karadagian perdió, el show le abrió las puertas de la televisión con un programa propio, que un año más tarde vería condensado en la concreción de su gran idea, con la primera emisión de "Titanes en el ring".

Así, él mismo, la "Momia Blanca", el "Caballero Rojo", el "Ancho" Rubén Peucelle y el "Hombre Vegetal", por nombrar solo algunos del listado, tomaron los roles protagonistas de un show que, a pesar de su concepción como un programa para adultos que se transmitía los sábados a la noche, se volvió rápidamente atractivo para el público infantil, maravillado por las máscaras, los disfraces y la narrativa bizarra de buenos contra malos.

 

"Todo esto es tongo, pero del bueno", había dicho alguna vez el frontman en los primeros tiempos de esa estrafalaria propuesta que contaba con los relatos de Rodolfo Di Sarli y más tarde de Jorge Bocacci, y que consiguió lo que ninguna otra antes: mezclar la lucha, el "catch" reinante de la época, con lo teatral y la ficción total.

Su momento de mayor éxito se registró en 1972-1973, cuando lanzó la primera de sus dos películas y el primer long-play (ya tenía un single) de varios con las canciones de los titanes. Y por supuesto figuritas, tarjetas postales, remeras, muñecos y todo tipo de objetos comercializables. Algunos de sus luchadores eran productos en sí mismos, como el astronauta Yolanka, una marca de yogures.

Karadagian entre la Momia Negra y la Momia, en la portada de uno de los tantos discos de Titanes en el Ring.


Con un carisma implacable y recordada profesionalidad, Karadagián llevó adelante su ciclo saltando también al Canal 11 y al 13, y con la mentalidad de quien no disfrutó de privilegios pero con el talento comercial suficiente para hacerse cargo de su empresa aunque fuera de una manera casi artesanal.

 

Sin embargo, con el tiempo la salud de Karadagián comenzó a debilitarse. En 1983 sufrió desmayos producto del estrés laboral, y un año más tarde  debió someterse a la amputación de su pierna, hecho que puso fin a su carrera en 1984 pero no al programa, que duró cuatro años más.

En 1991, murió a los 69 años víctima de un edema pulmonar. Sus restos descansan en el Cementerio de la Recoleta. 

En la actualidad, con la memoria y el espíritu intacto de su padre, su hija Paulina, busca reflotar el proyecto del legado que le dejó y espera pronto poder confirmar el regreso de "Titanes en el ring" a la pantalla chica con un giro contemporáneo en el que las mujeres y la comunidad LGBTIQ+ también tengan un lugar en el futuro de este ícono de la cultura popular argentina.

Ver comentarios