En nuestro país hay distintas historias de jóvenes argentinos que a pesar de la situación actual decidieron seguir sus propios anhelos y tras mucha dedicación, y sobre todo mucho esfuerzo, alcanzan sus objetivos. En este caso, se conoció la historia de Leonardo Romero, un joven empresario que utilizó la plata de su viaje de egresados para comenzar su propio emprendimiento, el cual se transformó en un exito en la actualidad.

Este joven empresario, vive en Villa Soldati, un barrio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y es fundador de ReparteAR, una empresa argentina que hace envíos en autos y motos. Para lograr llegar a donde se encuentra actualmente transitó un largo recorrido, pero nunca pensó en abandonar su anhelo como emprendedor.

Leonardo tenía claro qué es lo que quería y por eso tomó una decisión que fue clave en su futuro. El joven habló con su padre y le contó que prefería usar la plata del viaje de egresados de su escuela para comprar una moto. De ese modo, podría usarla para trabajar como delivery y tener ingresos para ayudar a su familia y también avanzar en sus proyectos personales.

"Opté en vez de un viaje de egresados, una moto. Tenía una herramienta de trabajo y entonces dije: ‘bueno, voy a tener que trabajar de algo. Mientras, obviamente tiro CVs en cientos de lugares' -desde McDonald's, hasta la Policía de la Ciudad-'", comenzó el jóven en su relato.

Leonardo pudo superar la adversidad gracias a su mentalidad y principalmente a sus ganas de progresar para alcanzar sus objetivos. "Empecé a hacer envíos por conocidos de mi papá, que también trabajó en logística mucho tiempo. Fue mi primer trabajo formal dentro de todo. la verdad que dio sus frutos". indicó el joven.

Esos primeros trabajos le dieron independencia económica y tomó la determinación de seguir formándose como profesional. En su caso, decidió ser Analista de Sistemas Informáticos, título que consiguió, y pudo conectarse con un curso de formación intensiva en desarrollo web. 

Gracias a ese curso logró ganar un sueldo mensual y también pudo dejar de trabajar por completo como delivery. En octubre del 2020, el joven de Soldati decidió administrar y lanzar una marca propia: ReparteAR, una aplicación para hacer envíos en todo el país.

Su pequeño emprendimiento tuvo un éxito repentino, pero el joven reconoce que no pierde la ilusión de que pueda expandir su empresa y llegar convertirse en una de las más importante a nivel nacional. Es por eso que anima a otros a proponerse objetivos y a cumplirlos.

"Lo que quiero es hacer una aplicación como Uber pero que preste sólo servicios de envíos. Al fin y al cabo, si sos constante, te organizas bien y tenés un objetivo claro, los objetivos que te propongas lo cumplís", sentenció.

Ver comentarios