Una persona con VIH vivió un violento episodio de discriminación en el ingreso a una fiesta organizada en un boliche del centro porteño. Denunció que uno de los patovicas le hizo tirar las pastillas de su medicación retroviral al sospechar de que era droga.

Todo ocurrió en la noche del pasado sábado en "Fiesta Dorothy", un evento organizado en el reconocido boliche Palacio Alsina.

Cuando estaba por ingresar, un empleado de seguridad del lugar revisó las pertenencias de una persona y encontró unas pastillas.

Al sospechar que era droga para consumir o vender en la fiesta, el patovica la amenazó y obligó a que arrojara los comprimidos en un líquido, para así asegurarse de su eliminación, todo frente a la fila que aguardaba ingresar.

Sin embargo, esas pastillas eran medicación retroviral, ya que la persona es paciente con VIH. Tras negarse a deshacerse de los compimidos, la persona se retiró del lugar y denunció lo ocurrido en redes sociales.

Ante las repercusiones, la Red Argentina de Jóvenes y Adolescentes Positivos (RAJAP) alertó que lo sucedido es "una violación a la confidencialidad del diagnóstico" y "evidencian la falta de información y capacitación".

"Repudiamos enérgicamente los hechos de violencia contra las personas que viven con VIH. Denunciamos también los actos de violencia homoodiante sucedidos en Palacio Alsina", señaló la entidad a través de sus redes sociales y reclamó que tanto el lugar como los organizadores "se pronuncien al respecto".

 

Ver comentarios