Por Gabriel Arias
salud@cronica.com.ar

Una de las conexiones más importantes que existen entre una madre y su bebé es la lactancia materna, la cual trae beneficios para ambos por lo que se recomienda que los recién nacidos reciban exclusivamente leche materna hasta los 6 meses de vida, para luego continuar con esta práctica, complementada con otros alimentos, hasta los 2 años o más.

Sin embargo, y pese a las recomendaciones nutricionales internacionales, los resultados de la Encuesta Nacional de Lactancia Materna (ENaLac) de la Dirección Nacional de Maternidad, Infancia y Adolescencia del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación del año 2017, marcan que en más de 23.000 casos relevados, en Argentina a los dos meses de su nacimiento solo seis de cada diez niños (58%) son alimentados exclusivamente con leche materna, mientras que a los cuatro meses lo hace uno de cada dos (51%) y a los seis meses, apenas cuatro de cada diez (42%).

Opiniones a considerar

“Entre los principales motivos detrás de este indicador, se incluyen el desconocimiento de los padres y muchas veces la supuesta comodidad que genera. Asimismo puede llegar a ser un obstáculo la inserción laboral de la mujer con un bebé, e incluso la falta de persistencia en el consejo médico. Esta combinación termina produciendo la aparición de una lactancia mixta (inclusión de leche de vaca o de fórmula con componentes bovinos) y la incorporación temprana de alimentos semisólidos y de agua”, describió el doctor Gustavo Sager (M.P. 15.088 y miembro de la Sociedad Argentina de Pediatría, SAP).

“De todas maneras, las necesidades de los niños hasta los seis meses son cubiertas a la perfección por la leche materna exclusiva: no existe ningún otro producto que pueda brindarles todos los nutrientes necesarios para crecer de manera sana y que funcione como un protector de ese bebé. Si bien la tendencia de acceso a la lactancia materna se encuentra en un marcado aumento con respecto a períodos anteriores, aún estamos mu por debajo de las cifras ideales”, agregó la doctora Mónica Waisman (M.N. 41.389).

Cabe destacar que la nutrición en esta primera etapa conforma uno de los pilares centrales del crecimiento sano: la leche materna otorga todos los componentes que el niño necesita, como agua, proteínas, azúcares, grasas, vitaminas, minerales, hormonas, nucleótidos y enzimas, entre otros.

Cuestiones que importan

La leche materna no es una sola, sino que varía según el tiempo que tome el niño, debido a que la glándula mamaria secreta diferentes tipos de leche: en los primeros minutos, una con altos contenidos de agua y azúcar, para calmar la sed y hambre urgentes.

Luego, otorga las proteínas necesarias y, finalmente, presenta una alta proporción de grasas: cinco veces más que al inicio de la ingesta. Por esto, se debe dejar al bebé en la misma mama hasta que quede saciado para que reciba los tres tipos de leche.

Si toma solamente de un lado, lo recomendable es que la siguiente vez comience por el otro pecho: las características de la leche se autorregulan, teniendo en cuenta las necesidades del niño. Entre los elementos que componen la leche, se encuentran agua, proteínas (caseína y proteínas de suero como las inmunoglobulinas), hidratos de carbono (lactosa y más de 200 oligo y monosacáridos), grasas, vitaminas de los tipos A, D, E y K y otras hidrosolubles, minerales como calcio, hierro, zinc o potasio y otras sustancias como hormonas, nucleótidos y enzimas.

La proporción de cada uno de estos nutrientes varía según la edad del hijo y el momento del día. Asimismo, se estima que existen muchos otros componentes que aún no han sido identificados. Algunas de las señales que pueden indicar que el niño se alimentó lo suficiente son que se prenda sobre la areola y no sobre el pezón, escucharlo tragar, que quede relajado y saciado, que eructe bien, regurgite una pequeña cantidad, haga pis transparente y sus deposiciones sean abundantes.

Grandes ventajas

En cuanto a los beneficios que trae la lactancia materna, hay que destacar:

Para el bebé: le brinda cantidad ideal de proteínas, azúcar, grasa y vitaminas que necesita para un crecimiento y un desarrollo saludables, disminuye frecuencia y severidad de cólicos y lo protege de infecciones, ya que contiene anticuerpos. Los niños alimentados con leche materna son menos propensos a padecer cualquier tipo de infección, como respiratorias o gastrointestinales y reduce el riesgo de padecer alergias. La leche materna contiene ácidos grasos que promueven el desarrollo cerebral, aporta beneficios emocionales por el vínculo que se desarrolla entre madre e hijo y disminuye probabilidades de desarrollar caries en la dentadura.

Para la madre: acelera la recuperación después del parto, ya que se produce oxitocina, hormona que ayuda al útero a regresar a su tamaño original después del alumbramiento. Además reduce el sangrado postparto, facilita la recuperación del peso, ya que se consumen muchas calorías, puede disminuir el riesgo de presentar cáncer de mama y de ovario, y la depresión postparto es menos frecuente, y si se presenta es menos severa. Las hormonas relacionadas con la lactancia proporcionan a la madre una mayor sensación de tranquilidad.

Consejos para todas las mamás

Cumplir el rol de madre, sobre todo si es primeriza, no es tan sencillo, aunque es muy gratificante, y es por eso, que la SAP brinda algunos consejos para llevar adelante la aventura de la lactancia materna.

1) Higienizar las manos con agua y jabón o alcohol gel. Los pechos, sólo con agua.

2) Extraerse leche con extracción manual o sacaleche limpio y guardarla en recipientes adecuados y aptos para alimentos.

 3) Rotular el envase con nombre y fecha (usar siempre la más antigua).

4) Entibiarla a baño María sin encender el fuego.

 5) Conservarla hasta 6 horas a temperatura ambiente (no mayor a 26°), hasta 2 días en la heladera (no en la puerta), hasta 2 semanas en congelador y hasta 3 meses en freezer. Estas temperaturas son adecuadas para luego ofrecerla a niños sanos no prematuros. Cuando se decida donar la leche extraída, los parámetros de conservación son más estrictos: nunca a temperatura ambiente, 24 horas en heladera y 15 días en congelador o freezer y 6) tener en cuenta que sacarse leche no debe causar dolor nunca. Si siente dolor, consulte con su médico.

Ver más productos

La Iglesia recuerda Nuestra Señora de los Dolores (Angustias)

La Iglesia recuerda Nuestra Señora de los Dolores (Angustias)

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Macri se juntó con Alfredo Casero

Macri se juntó con Alfredo Casero

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

Ver más productos