El ídolo Shigir es la estatua de madera más antigua de que se tiene conocimiento. Tanto que estudios recientes confirmaron que data aproximadamente de hace 9.500 años, perteneciendo al período del Mesolítico, en plena Edad de Piedra. Este dato no es menor, porque la vuelve más antigua que cualquier lengua hablada en la actualidad; es dos veces más “vieja” que las pirámides de Egipto, que la Gran Muralla China y que el calendario azteca, todos metidos en la misma lista. Y si la investigación de Svetlana Savchenko, del Museo de Historia de Ekaterimburgo, resulta exitosa, también podría demostrarse que es la pieza más antigua de escritura de las que se conocen en la actualidad.

INVESTIGACIÓN. Sobre esta estatua de madera.

Sin consenso

Por ahora no existe consenso sobre qué re - presentan las marcas que cubren la estatua, que originalmente tenía casi tres metros de alto. En la parte superior puede notar - se un rostro humano, ojos, nariz (aunque está rota) y boca. Mientras que a la altura del pecho se muestran marcas que parecen representar costillas. Sin embargo, otros investigadores han evaluado la posibilidad de que el ídolo pueda llegar a representar también un mapa. Entre otras cosas, la dificultad de interpretar este código yace en la polisemia: una misma marca puede significar por lo me - nos dos cosas distintas, lo que multiplica sus posibles significados e igual cantidad de interpretaciones. Según datos etnográficos, una línea recta podría denotar la tierra o el horizonte, pero también el límite entre el cielo y la tierra, la tierra y el agua, o la frontera entre el mundo de los vivos y el de los muertos.

Los investigadores también consideran que podía tratarse de un mapa temprano: las líneas indicarían destinos o días de marcha; hay flechas que podrían interpretarse como direcciones, obstáculos o señas geo - gráficas como ríos o montañas.

Sin embargo, estos mismos signos podrían ser leídos desde una óptica mágica como un camino iniciático.

Quizás, un mensaje

¿Qué intentaban decir los creadores del ídolo? ¿Qué mensaje escribió el hombre antiguo hace 11.000 años en la superficie del ídolo? ¿Y por qué sus creadores decidieron “componer” un ídolo tan grande, de 5,3 metros de altura? El profesor Zhilin, que es un científico destacado en el Instituto de Arqueología de la Academia de Ciencias de Rusia, expresó anteriormente su “sentimiento de temor” al estudiar el ídolo.

“Es una de las esculturas más singulares jamás encontradas; no hay nada más en el mundo entero como este. Es muy vivo, y muy complicado al mismo tiempo. Toda la estatua está cubierta con nada más que información encriptada. La gente estaba transmitiendo conocimiento con la ayuda del ídolo”, agregó el profesor Zhilin. Los expertos que estudian el ídolo llegaron a la conclusión unánime de que los mensajes tallados en el ídolo siguen siendo “un completo misterio para el hombre moderno”.