Por Daniel Beylis
paranormal@cronica.com.ar

Se sabe que, aun cuando las religiones y las culturas en el mundo difieren en muchos sentidos, y las creencias de quienes las profesan superan cualquier nivel de comprensión y lo que es la lógica física que se mueve sobre la Tierra, existen fuerzas que están fuera del contexto de lo que es la vida y que representan al mal, como demonios, espíritus maliciosos y entidades espectrales capaces de invadir nuestros planos y ocasionar verdaderos desastres, muchas veces inimaginados.

Y cuando estos seres se apoderan o captan el cuerpo de un ser humano, algo que a todas luces en diferentes creencias es muy apetecible por esas fuerzas, cuando lo logran generan un sinfín de desmanes y descontroles poco creíbles si no fuera porque existen registros de los casos, en los que esos espectros toman posesión de cuerpos, dominarlos y poseerlos, siempre con fines malignos.

Es entonces cuando el control de la situación suele desmadrarse y aunque se lucha contra esos poderes desconocidos y concentrados, no es fácil de reducir. Los hechos de posesión demoníaca y los denodados esfuerzos por combatir contra estas entidades siniestras son muchos, y no siempre se consigue derrotarlos. Algo así sucedió en un vuelo de Air China, en el que el comandante de la aeronave debió regresar 25 minutos después después de haber despegado del Aeropuerto internacional de Beijing dado que, según una pasajera muy alterada, afirmaba haber sido poseída por “espíritus malignos”.

¿Satanás en el aire?

Una mujer de 50 años aseguró sentir que estaba poseída por “espíritus malignos” y obligó al piloto a retornar desde donde había iniciado la travesía. La supuesta víctima del demonio se desmayó poco después de que el avión despegara de la capital china.

Según relata el diario británico Daily Mail Online, el comandante decidió abortar el vuelo cuando llevaba 25 minutos del despegue, para que la tripulación pudiera coordinar la asistencia médica de la pasajera. Sin embargo, después de que la mujer volviera en sí, les dijo a los auxiliares de a bordo que había cosas que habían “poseído su cuerpo” provocando una escena de terror en el avión.

El video grabado por otro pasajero muestra a unas seis personas, incluido el equipo médico, tratando de calmarla, no sin esfuerzos.

Vuelo abortado

El incidente tuvo lugar en el vuelo CA 4102, programado para hacer el trayecto entre el Aeropuerto internacional de Beijing-Capital hasta el Aeropuerto internacional de Chengdú-Shuangliu, en la ciudad de Chengdú, el pasado 20 de diciembre. Fue entonces cuando uno de los pasajeros vio cómo una mujer se desmayaba a los 20 minutos de haber despegado, por lo que poco después se decidió alertar a los auxiliares de vuelo.

La mujer volvió en sí poco después, pero parecía estar muy aturdida. “¡No! ¡No me toques! ¡No me empujen!”, gritó cuando los auxiliares intentaron ayudarla. Una vez retornado a tierra, un pasajero de apellido Gao, testigo del extraño incidente, explicó a los medios locales que la mujer se desmayó después de que el avión despegara, y si bien los auxiliares de vuelo trataron de despertarla, la mujer no parecía reaccionar.

“Su pulso era muy débil, así que le pusieron una máscara de oxígeno”, explicó Gao, quien agregó: “luego volvió en sí”. Ante esta situación anómala el piloto, tras anunciar el caso a la torre de control, tomó la decisión de regresar a la capital china, para que los servicios médicos pudieran atender a la pasajera descompuesta. Sin embargo, ésta se negó a que la viera un médico.

Ella solicitó ver al capitán a quien le gritó desaforadamente: “Tengo que estar en Chengdú. Hay cosas que poseen mi cuerpo y no se pueden encontrar mediante pruebas médicas”. Una frase que quedó retumbando entre quienes le pudieron escuchar. Incluso, la pasajera continuó con su negativa y hasta golpeó a un policía de seguridad aérea, una vez que el avión aterrizó.

Un portavoz de la aerolínea de bandera china explicó que el vuelo había retornado al aeropuerto de su partida 40 minutos después de haber despegado, lo que quedó detallado según un informe del sitio web chino Weibo.

Silencio de radio

Como suele suceder en este tipo de casos inexplicables, Air China no efectuó comunicado alguno ni sus voceros salieron a explicar el caso de la posesión demoníaca de la pasajera. Sólo se comentó que la mujer “experimentó una enfermedad repentina”, aunque la misma no pudo ser constatada. El incidente causó un retraso de cinco horas al vuelo. Despegó de nuevo a las 15.30 hora local y llegó a Chengdú a las 18.

Discusión en las redes

El extraño caso de la pasajera china endemoniada generó un debate increíble y todo tipo de reacciones en las redes sociales, donde los defensores de lo paranormal confirmaron que este es un claro ejemplo de que las posesiones demoníacas pueden ocurrir en cualquier momento y en un sitio indeterminado. En cambio, los detractores de este tipo de teorías se dedicaron a desconocer la versión y, en muchos casos, burlarse de la especie.

Aún en ese grado lógico de disidencia, entendible si se quiere, quedó claro que el concepto de posesión física por demonios o espíritus es generalizado en todas las culturas y religiones, y representa lo que parece ser un miedo fundamental que tienen los humanos; de que el ser humano no está solo en esta realidad. Y mientras persista esta creencia y continúen ocurriendo casos como este, tal vez siempre exista esa macabra curiosidad sobre lo que realmente está detrás de todo esto.