Por Gabriel Arias
salud@cronica.com.ar

En tiempos en que los modos de alimentarse no parecen estar encarrilados al momento que vivimos, aparecen dietas que apuntan a diversos objetivos, pero cuya meta final es mejorar la calidad de vida.

Una de ellas tiene un nombre que remite a lo más antiguo aunque se encuentra entre nosotros desde hace sólo pocos años: la llamada “dieta paleolítica", cuyo principio fundamental consiste en alimentarse del mismo modo en que el ser humano lo hacía milenios atrás. Se trata de una dieta muy estricta, por lo que no es recomendable para cualquier persona.

Para conocer todo sobre esta particular dieta, la licenciada Natalia Murias (M.N. 6163 y M.P. 2193) le comentó a Crónica: “En general se está aplicando más en el ámbito del crossfit y del entrenamiento funcional, por el tema de las calorías, las proteínas y todo, así que está más de moda en esa área. La dieta paleolítica se puso de moda hace tres años con el tema de estos entrenamientos, porque son cuerpos en los cuales se busca que tengan mucha masa muscular, que sean tonificados y marcados, y con las características de la dieta es el principal motivo; también muchos lo hacen para bajar de peso. Esta dieta apunta a volver a los hábitos de la edad primitiva, o sea, de la época del hombre cazador-recolector, en donde se alimentaban de los animales que cazaban, de las frutas y verduras que recolectaban”.

Composición

En relación con cómo está compuesta la dieta paleolítica, la nutricionista explicó: "Es bien natural, con frutas, verduras, carnes magras, y después hay toda una clasificación de parte de los alimentos, en este tipo de dietas como es la paleo. Están los llamados ‘alimentos paleolíticos’, que eran los de antes; que apunta a toda fruta y verdura fresca tal cual como se la puede conseguir; y, finalmente, la dieta ‘semipaleolítica’, que apunta más a lo procesado, frutas enlatadas, en conserva, no tal cual como uno la consigue".

Murias agregó que "cortes magros de carne de pollo, vaca, pescado o cerdo, huevos, verdura y siempre crudas la remolacha, la zanahoria y todo, más que nada rallada. Lo que no incluye es papa, batata, choclo y arvejas, porque estas tienen más almidón, y es más parecido a una pasta que al resto de las verduras. Con la fruta no hay problema, porque al estar cruda, como la verdura, siempre tiene mayor contenido de fibra, no es como cuando se toma en un licuado o jugo, que ahí sí aumenta más la glucemia, azúcar en sangre y demás. Siempre se apunta a que todo sea crudo y entero, todo lo que se saca de un árbol. La dieta paleo apunta a consumir el alimento tal cual se lo consigue, lo menos manufacturado posible, y la símil paleolítica es cuando las frutas ya están enlatadas, congeladas, deshidratadas, cocidas; por ejemplo, el agua envasada es símil paleolítico".

A la hora de saber cuál es la comida no paleolítica, es decir, la que no se puede consumir en esta dieta, sobresalen la sal, el azúcar, las harinas, el alcohol, los edulcorantes, las golosinas, las comidas rápidas como hamburguesas, los envasados en general, los helados, la gelatina, los postres en polvo, los cereales, los snacks, y todos los productos de pastelería y amasados.

No todos pueden

Esta particular dieta “no es para cualquiera”, ya que es muy estricta, y por eso sólo se realiza en ciertos casos y siempre habiendo consultado a un nutricionista o especialista en cuestiones alimentarias, ya que es clave saber que es difícil dejar de consumir de un día para el otro una serie de alimentos cuya ingesta era lo “normal”.

Por tal motivo, y tras la consulta a un profesional calificado, la nutricionista (cuya cuenta en Instagram es @muriasnutricion), sostiene que “hay alimentos que se manejan bajo prescripción nutricional, o sea, lo que ahí uno hace con el paciente es decidir si incorporarlo o no, si lo necesita o no, pero no es la base de la dieta. Lo que hago con los pacientes, porque trabajo con deportistas y gente con sobrepeso, es que la base de la dieta paleolítica está buena, porque son carnes que aportan proteínas, frutas y verduras, todo lo más natural posible, que es lo que más llena y alimenta, pero después incorporo alimentos que no son considerados paleolíticos, en su versión más natural, como quinoa, amaranto, pastas integrales, porque, en realidad, la dieta paleolítica es muy restringida como para poder hacerla y sostenerla en el tiempo.

De esta manera, "lo que se hace, según el paciente, es darle una frecuencia semanal del grupo de los cereales y pastas, pero en su versión más natural, porque la era paleolítica fue anterior a la de la agricultura. A mí lo que me sirve, al igual que al paciente, es que aprenda a comer y lo pueda sostener en el tiempo. Depende de cuán restringido uno haga parte del plan de alimentación, se puede dejar a los pacientes comer un lácteo, yogurt o leche, en el día y una rebanada de pan integral, y dos veces lo que es pasta y legumbres, y esto se puede extender en el tiempo, porque hay etapas de cumplimiento de lo que es la dieta en la que se incorporan en forma progresiva diferentes alimentos, y también va a depender del objetivo del paciente”.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a San Pedro Damián)

La Iglesia recuerda a San Pedro Damián

La Vengadora, de Florencia Canale, su último libro.

"Me veo tomada por las historias que escribo"

"El alma de las flores", el libro de Viviana Rivero que podés adquirir en www.cronishop.com.ar

Lecturas de verano: dos generaciones atravesadas por un mismo destino

El ex ministro de Economía y candidato presidencial, Roberto Lavagna (Nahuel Ventura/Crónica).

¿Roberto Lavagna se suma al gobierno de Alberto Fernández?

El cáliz de la unidad quedará en la Basílica de Luján

El cáliz de la unidad quedará en la Basílica de Luján

Ver más productos