"Voy a mover cielo y tierra por mi hijo", insistió Karen a cronica.com.ar. Y es que la mujer reveló el calvario que vivió su hijo de 8 años al que le robaron la infancia: su tío paterno, menor de edad, lo violaba desde los 6. 

Esta semana, la víctima se animó a contar su peor pesadilla: "El jueves lo fui a buscar a la casa del padre. En casa, después de comer, me dijo llorando que quería ir al baño. Cuando le pregunté qué le pasaba, me mostró que estaba lastimado y que le dolía", recordó la mamá.

Asustada, la joven llamó a su tía, quien indagó al chico, "él no nos quería decir nada porque pensaba que lo íbamos a retar", indicó. Finalmente, se animó y reveló su calvario. 

"Nos contó que Román le hacía cosas, que le metía el pito y a él le dolía", manifestó. "Recordó que él estaba en la pieza cuando su tío se metió y no lo dejaba salir. Cuando quiso gritar, le tapó la boca, le bajó los pantalones y le metió el pito mientras lloraba. Le decía que parara, porque le dolía", lamentó Karen.

"Cuando quiso gritar, le tapó la boca, le bajó los pantalones y le metió el pito mientras lloraba. Le decía que parara, porque le dolía".

La víctima, varias veces quiso manifestarlo y pedir ayuda a su abuela pero "no pudo" y su papá "no estaba en la casa", contó. 

El chico se encuentra internado hace cinco días en el hospital Eva Perón de Merlo: "Está mal. No come, vomita y le pusieron una vía para pasarle la medicación", lamentó.

Karen pide justicia y no ver más al acusado caminar por el barrio. "Sé que nada le va a devolver la niñez y la infancia que él le robó. Pero quiero que se pudra en la cárcel porque mi hijo está sufriendo mientras él anda como si nada", cerró.

La denuncia está radicada en la Comisaría de la Mujer de Merlo