Una mujer, con ayuda de una cómplice, atacó a una adolescente de 16 años, la abusó sexualmente, la amenazó con un cuchillo y le robó el celular en una calle de la localidad bonaerense de San Francisco Solano, partido de Quilmes. Pese a que se realizó la denuncia correspondiente, la acusada aún goza de su libertad.

La víctima fue a visitar a su abuela junto a su prima y, como se hizo tarde, decidió regresar a su casa en un remis durante la madrugada. El vehículo la dejó a media cuadra de su vivienda, situada en las calles 863 y 898, donde se registró el desesperante suceso.

Al bajar del auto, advirtió la presencia sospechosa de dos mujeres que estaban transitando por la vía pública durante la noche. Pese a que aceleró el paso, una de ellas la agarró de su brazo rápidamente, la lanzó contra la pared y comenzó a manosearla. "Dame un beso o tu celular", le dijo la acusada a la menor. 

La adolescente se negó a besarla y le entregó su teléfono. Sin embargo, la mujer la besó igual y le dijo que si no le daba un beso "más rico" iba a apuñalarla con un cuchillo. "La manoseó completa. Le tocó los pechos y su vagina. La besó y, aunque mi prima le dio el celular, ella siguió abusándola. Le dijimos lo sucedido a la policía y se ríen en nuestras caras. Dicen que si no hubo penetración, no hubo abuso. Por lo tanto, no van a hacer nada", dijo Alexis en diálogo con cronica.com.ar.

Tras manosearla durante eternos minutos, la acusada decidió dejar tranquila a su víctima y se fue corriendo con su cómplice, quien observó la secuencia completa sin intervenir de modo alguno. En tanto, la menor estaba muy confundida y asustada y, en lugar de ir hacia su casa, pidió ayuda a una comerciarte que atendía en un kiosco 24 horas que se encontraba a pocos metros de dónde estaba.

La chica acudió a refugiarse al kiosco de la cuadra y la comerciante le ofreció acompañarla a buscar a las acusadas por el barrio. Pese a que caminaron varias cuadras y fueron a una fiesta que se realizaba en la zona, no lograron encontrarlas y la vendedora la acompañó a su hogar.

Al llegar, la víctima le comentó lo sucedido a sus tías y llamó por teléfono a su madre, quien estaba trabajando. La mujer se desesperó a escuchar la terrible denuncia y llamó al 911. "¿Por esto me llamaste?", le preguntó el oficial a la víctima al verla. 

Al otro día, la chica se acercó junto a su madre a hacer la denuncia y le dijeron que, si quería dejar asentado lo sucedido, debería traer la caja de su celular para verificar el robo. Cansadas y hartas, regresaron al hogar sin poder hacer la acusación.

Sin embargo, tras hacer una investigación por redes sociales, encontraron los perfiles de las acusadas y volvieron a insistir en la Comisaría 4ª de San Franciso Solano, donde finalmente tomaron la denuncia, según relataron los afectados. 

"Ella está bien, solo un poco confundida y todavía en estado de shock. Estamos indignados por las respuestas que recibimos por parte de la Justicia. No puede ser que no se pueda hacer nada sólo porque la situación no llegó a mayores. La acusada es una delincuente y tiene que pagar por lo que le hizo. No nos importa el celular, pero el abuso que cometió contra ella no se lo va a olvidar más", expresaron familiares.

La víctima señalo a éstas jóvenes como las acusadas.

Ver más productos

Santa Lucía de Siracusa, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Santa Lucía de Siracusa

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos