El ministro de Justicia israelí, Guideon Saar, y otros altos funcionarios afirmaron este domingo que las nuevas restricciones destinadas a limitar la propagación de la variante del coronavirus más reciente, ómicron, son injustificadas.

"Anteriormente apoyé las propuestas sobre impedir la llegada de personas provenientes de esos países africanos, donde se sospecha que prevalece la nueva variante, pero ahora hay restricciones que creo que no son correctas, como restricciones a la llegada de israelíes, incluidos los vacunados, y una interrupción completa del turismo a Israel", manifestó Saar citado por la televisión pública Kan​​​.

Las nuevas medidas aprobadas por los ministros incluyen la prohibición de la entrada al país a los no ciudadanos durante dos semanas, ampliar la cuarentena obligatoria para los israelíes vacunados que llegan del extranjero de 24 a 72 horas, y autorizar al servicio de seguridad interior Shin Bet a utilizar medidas de rastreo para encontrar a quienes entraron en contacto con presuntos casos.

Por su parte, Eli Avidar, ministro del partido nacionalista Yisrael Beytenu ( Israel nuestro hogar), expresó antes de la votación del Gabinete que votaría en contra de la renovación del seguimiento del Shin Bet, señalando que "es una línea roja loca".

"Este gobierno no puede normalizar las malas políticas del gobierno anterior. Espero que todos los que se opusieron entonces voten en contra hoy. El seguimiento de Shin Bet es malo para la democracia", afirmó.

La nueva prohibición de los extranjeros también ha provocado una nueva angustia en el sector del turismo, que ha estado prácticamente fuera de servicio durante casi dos años.

Fuente: Sputnik



 

Coronavirus hoy en el mundo: toda la información

 

Coronavirus en la Argentina: Toda la información sobre la pandemia en todo el país

 

Vacuna coronavirus: los avances en la carrera por combatir el covid-19