Después de compartir el escenario en el Teatro Metropolitan como invitado especial por el proyecto musical "Elsa y Elmar", Mateo Sujatovich concluyó su visita por tierras aztecas, luego de ofrecer una serie de conciertos en un formato "especial y único".

Parece que fue ayer cuando Mateo, visitó México por vez primera. Era difícil de adivinar entonces cuál sería el rumbo que tomaría el proyecto. Sin embargo fue tanta su emoción que decidió abordar la conquista, después de su encuentro en la pasada edición del Festival Vive Latino logró dejar un buen saldo, lleno de éxito y grandes emociones. 

Fue entonces que Mateo decidió tomar el camino de la manera más simple y honesta que pudiera y reducirse a la esencia más pura de la canción, el artista, su guitarra y el público dispuesto a seguirlo por cualquier camino, a cualquier hora.
Aunque cada uno de los temas mostró un sonido completamente diferente al acostumbrado, la mayoría fueron arropados con cariño por la gente que sin dudarlo, lo agradecieron y acompañaron repletos de curiosidad. Es difícil, aunque se pueda pensar lo contrario, tener un concierto completamente acústico, sobre todo cuando Conociendo Rusia tiene un historial riquísimo de géneros, de ritmos, de instrumentos y de sensuales movimientos.
 
En la noche de su presentación por el Lunario, pudo sumar un elemento mágico que ayudó a poner un color distinto, un piano, y donde interpretó también “Madero y Bolívar”, a ritmo de “Cabildo y Juramento”, e invitó a dos amigos increíbles, reconocidos y aplaudidos por el público mexicano: Daniela Spalla y el David Aguilar.
Las ciudades que visitó el artista argentino, fueron Monterrey, Torreón, Puebla, Guadalajara, Tijuana, Ciudad Juárez y la CDMX en el Lunario del Auditorio Nacional.
Ver comentarios