Un obrero encontró vacía en una obra en construcción de Charlottenlund a la botella de vodka más cara del mundo, robada hace cuatro días de un bar-museo situado en Copenhague.

El recipiente, hecho con tres kilos de oro y plata, con una cinta de cuero y un tapón de diamantes, estaba en buen estado pero sin contenido. 

El robo se produjo durante la madrugada y cámaras de seguridad captaron a un hombre que ingresó al lugar encapuchado y se llevó la botella. 

 

El artículo de lujo está en poder de la policía y será examinado para constatar que permanece intacto. 

La botella valuada en 1,1 millones de euros fue robada de un bar y el dueño del local, Brian Ingberg, aseguró que posee la mayor colección de vodka del mundo con unos 12 mil recipentes.

RESTRICTED TO EDITORIAL USE - MANDATORY CREDIT
La botella está hecha con tres kilos de oro y plata. (AFP)

El producto robado formaba parte de su muestrario hace seis meses y era un préstamo de un fabricante de automóviles, propiedad del millonario Leonard F. Yankelovich, quien dijo estar muy contento con el hallazgo y aseguró que la llenará en Rusia ya que expresó que la botella es la que tiene valor.