Una mujer en Estados Unidos sufrió la amputación de una pierna, luego de que una araña reclusa parda le mordiera un dedo de uno de sus pies.

Kiara Boulton, residente de la ciudad de West Memphis, en el estado de Arkansas, Estados Unidos, reconoció no haber sentido la picadura y solo se dio cuenta después de tomarse una ducha, de acuerdo con lo publicado por el sitio RT Actualidad.

Los médicos del hospital le recetaron a la herida unos fármacos especiales, ya que es diabética desde que tiene 10 años.

Una araña como esta picó a la mujer y la dejó sin una de sus piernas.

Tres días después de identificar la mordedura, su dedo se tornó negro y por ese motivo volvió a acercarse al hospital. En ese momento los doctores le dijeron que debían amputar la pierna. Desde entonces, Boulton pasó por siete cirugías.

La araña reclusa parda, de la familia Sicariidae, son muy peligrosas para el ser humano como consecuencia de su potente veneno necrótico, el cual es capaz de infligir graves daños a órganos internos, extremidades y hasta causar la muerte si la picadura no es tratada a tiempo.