Se trata de Max Crocombe, arquero del Salford City.


Una necesidad incontenible le acarreó una tarjeta roja: el arquero del Salford City, Max Crocombe, fue expulsado este sábado en un partido de la sexta división inglesa por haber orinado durante el partido. 

"Podemos confirmar que Crocombe fue expulsado por haber orinado durante el partido. No es una broma", tuiteó el Bradford Park Avenue, rival del Salford, que acabó perdiendo el partido 1-2 pese a la expulsión de Crocombe. 

Lo informó Bradford Park Avenue, rival del Salford. (Captura)

Pero las consecuencias podrían ser aún peores para el portero neozelandés de 24 años, ya que según el dirigente del club local, Colin Barker"un espectador realizó una queja formal ante la policía". 

"Un miembro de la seguridad del estadio le dijo en repetidas ocasiones que no lo hiciera (...) pero se fue al lado de la tribuna para hacer pipí"
, explicó Barker a la agencia británica PA. "Yo no lo vi, pero el árbitro lo expulsó tras ser avisado por el árbitro asistente". 

El Salford City es propiedad de los exjugadores del Mánchester United, Gary y Phil Neville, Ryan Giggs, Nicky Butt y Paul Scholes, quienes confían en ascender al club de la periferia de Mánchester a la segunda división inglesa en 15 años. 

 

 

 

Max, se disculpó por su comportamiento a través de Twitter: "Me gustaría disculparme por el incidente de este sábado. Me siento muy incómodo y cometí un error que arruinó una gran victoria. Mi intención nunca fue ofender a nadie y me gustaría pedir disculpas a ambos clubes y a ambos grupos de seguidores, y no volverá a suceder. Max".