Este este caso deja en evidencia que los hombres entienden poco, o directamente nada, del mundo de las mujeres.

El padre de esta usuaria de Twitter confundió un corpiño de silicona con una pechuga de pollo y la metió en el freezer para consumirla a los días.