Karuna Sanusan, una mujer de 24 años, le cortó el pene a su marido en la localidad de Sriracha, en  Tailandia, mientras él dormía después de descubrir que el hombre le engañaba con otras mujeres. La joven usó un cuchillo de cocina. Después del hecho, tiró el miembro por la ventana.

La mujer le dijo a la Policía que esperó hasta que su esposo Siripan, de 40, se quedara dormido y luego le cortó su órgano con un cuchillo de cocina de más de 30 centímetros.

Después de hacer eso, Sanusan tiró el pene por la ventana para que no pudiera ser encontrado con facilidad, mientras dejó a su esposo en agonía y en un baño de sangre.

La imagen del dolor. 

Los vecinos escucharon los gritos y llamaron a la policía. Los médicos encontraron al hombre aullando de dolor y cubierto en sangre. Una vez trasladado al hospital, las mismas autoridades recuperaron el pene y lo conservaron en una bolsa de hielo para ver si mediante una operación era posible reimplantarlo, pero finalmente no se pudo.

Así trasladaban a Siripan, la víctima.


La mujer, nacida en Camboya y que ahora se encuentra detenida, planeó su venganza con sangre fría y determinación, actitud que conservó mientras la policía la interrogaba. "Mi marido y yo trabajamos en un puesto de fruta. Siempre lo vi coquetear con muchas mujeres, y cuando descubrí lo que me estaba haciendo me enojé mucho, tenía demasiada rabia dentro", contó a los agentes. Y concluyó: "Planeé hacer esto. Lo hice mientras él estaba distraído".

El coronel de la policía, Somkid Boonlert, explicó que el hombre sigue internado: "Había perdido mucha sangre. Nunca podrá usar su pene de la misma manera otra vez. Los médicos dijeron que las células del miembro están muertas, porque había estado fuera demasiado tiempo. Será minusválido de por vida".