Elegir una guardería es una tarea importante y que le lleva mucho tiempo a los padres poder decidirse por una de ellas. No sólo depositan toda su confiaban, sino que esperan que sus hijos estén bien cuidados, pero no siempre sucede esto último. En ese sentido, unos nenes de dos años jugaban en la guardería con una motos de plástico y mientras no los miraban se escaparon por la puerta principal

El insólito hecho sucedió en Almería, España. Dos bebes que concurren a la guardería Torre de Ángeles, en el centro de la ciudad española, estaban en el patio y se subieron a unas motos de juguete que hay en el establecimiento.

En un breve descuido de las maestras a cargo, los dos chicos vieron que la puerta de principal del establecimiento educativo estaba abierta y salieron a toda velocidad. Según los medios locales, hicieron un recorrido de al menos 300 metros con los rodados de plástico. 

Los dos nenes fueron hallados por una mujer que trabaja cuidando a una señora mayor. La cual se quedó sorprendida al ver a los chicos arriba de las motos con la indumentaria escolar, pero lo que más le llamó la atención es que no había un ningún adulto cuidándolos.

Cuando se acercó a ellos, se dio cuenta de que estaban a punto de cruzar una calle que es muy transitada por vehículos. La mujer los hizo bajar de las motos de juguete y los llevó a su lugar de trabajo. Inmediatamente llamó a la policía para denunciar lo ocurrido

Tras conocerse el hecho, la Asociación de Padres y Madres del centro al igual que una de las madres afectadas presentaron su reclamo a la empresa subsidiaria. Además, la Fiscalía de Menores abrió una investigación sobre el caso para poder iniciar una investigación y asignar una condena correspondiente a los responsables.

Por su parte, desde la guardería se desligaron de toda responsabilidad y culparon por la "fuga" de los menores a una madre, quien aparentemente no cerró correctamente la puerta del establecimiento. “Ella dejó la puerta abierta por la que escaparon los chicos.”, especificaron. Asimismo, indicaron que justo ese día en la Escuela sólo trabajan tres maestras para media docena de chicos.

“Es un hecho gravísimo. Una cosa que no se puede volver a repetir. No basta con decir que gracias a Dios no ha pasado nada”, aseguró una de las madres luego de este hecho, que pudo haber tenido consecuencias muy graves.

Ver comentarios