Twitter es la red social con más variedad de contenido que existe, allí adentro se puede encontrar todo tipo de material audiovisual, imágenes, vídeos, hilos, memes, historias, comentarios, son algunas de las principales publicaciones que se ven a diario.

En lo que todos los usuarios de la red del pajarito están de acuerdo es que todo lo que se publica es con humor y sarcasmo, de lo contrario hay publicaciones que muchas personas podrían no tomárselas muy bien.

 

En esta oportunidad fue la foto de una persona con reconocimiento público la que logró captar la atención de los usuarios y generar un debate en las redes.

Fue Estefanía Pasquini, la esposa de Alberto Cormillot, quien subió una selfie frente al espejo y gracias al reflejo se pudo ver la decoración que hay en su hogar. Detras de ella se puede ver una pared decorada con distintos objetos. No obstante, hubo uno que descolocó a todos los internautas.

En el centro de la pared se puede ver una gran estatua de Jesucristo de madera pero lo que más llama la atención es que pareciera que le colgara un pene de grandes dimenciones. Como era de esperarse, toda la escena desperto distintas reacciones en los usuarios que no pudieron evitra hacer comentarios sobre el “pene” de Jesus. 

Los comentarios de los internautas 

“¿Qué carajos?”, lanzó un joven. “Resucitó en forma de trípode”, bromeó un hombre. “Jesús pomberizado”, comentó un usuario. “Es un acumulador de boludeces el viejo, la otra vez veía una entrevista que le hacían en su casa y es un asco”, comentó otro. “El Jesús de WhatsApp”, dijo un joven.“Vive dentro del santuario de Gilda?”, preguntó otro.“Para mi que le reza mucho, vive con el Jesús en la boca”, opinó un hombre.

Obviamente también estuvieron los que hicieron comenatrios respecto a la relación del reconocido médico argentino especializado en nutrición y obesidad y la joven nutricionista.

Cabe recordar que los ultimos días Cormillot se vio envuelto en un fuerte escandalo tras lanzar una repudiable frase en el programa de Florencia Peña.

 

“El ejemplo que yo doy es ‘la gordita de la familia’. Si sos una chica que pesa 120 a 130 (kilos) en la oficina, muy posiblemente tus amigos, si te ponen la mano encima, te la ponen como un buen compañero”, comenzó diciendo Cormillot hablando sobre los vaivenes emocionales en medio de un proceso de pérdida de peso.

Y agregó: “Si vos bajás 30, 40 kilos ya dejan de ponerte la mano encima como un buen compañero y te ponen la mano encima con otra intención, ¿no? Eso puede parecer una discriminación pero eso así”.

Claramente, sus dichos no pasaron desapercibidos en las redes sociales, donde el nutricionista recibió una gran cantidad de críticas donde lo acusaron de gordofóbico.

 



 

  

 

Ver comentarios