Son crías de anguilas y es uno de los alimentos más caros del España. No tienen sabor ni son vistosas, pero están en peligro de extinción y su precio llama la atención.

Para los españoles son deliciosas y que lo que realmente importa es el sabor. No le dan importancia a la imagen que da esa comida.

Pero según cuentan a la vez, en realidad no tienen sabor a nada, pero gastronómicamente son muy caras, cuestan más de 1.000 euros por kilo. 

Las anguilas viven en aguas dulces, respiran a través de su piel y recorren largas distancias sobre la tierra, comen cualquier cosa, esté vivo o muerto

La época de pesca comienza en noviembre y el mejor momento para capturarlas, es en las noches más frías, oscuras y lluviosas y cuando la marea es fuerte y el agua áspera y turbia. 

Rodrigo García Fonseca, chef de un reconocido restaurante vasco en Madrid, le contó a la BBC mundo porqué es tan gustosa y tan requerida a pesar de su precio. "Yo no pagaría tanto por ellas. No tienen sabor ni color, nada, ni siquiera huelen. Una lechuga tiene más aroma. Pero tuvimos aquí dos hombres que ordenaron medio kilo. Quinientos euros de golpe. A algunas personas con dinero les gusta gastarlo. ¿A quién no le gusta ser un snob de vez en cuando?".

Si no son gustosas, no tienen textura ni gusto ni aroma, la única razón de su precio es la ostentación de quienes tienen el dinero para pagarlo y lo hacen sin problema, aún sabiendo que no tienen nada de especial. Salvo que ahora la degradación del medio ambiente, que afectó el número de las anguilas y que ahora se encuentran en grave peligro.