Según las investigaciones de la policía de MalasiaIvana Smit, holandesa de 18 años, amaneció en el lujoso departamento del multimillonario de Estados Unidos Alexander Amado Johnson, y su esposa.

El magante de 45 años, hizo una carrera en base a las criptomonedas y tiene una hizo junto a su pareja. Smit, por su parte, tenía éxito en su carrera y trabajaba para  Chanel y Triumph.

La modelo habría caído del balcón del departamento, donde estaban reunidos los tres, a las 10 de la mañana, y fue hallada alrededor de las 3 de la tarde en el sexto piso, completamente desnuda. El análisis de sangre de Ivana y de la pareja reveló la presencia en sus organismos de alcohol, éxtasis y anfetaminas.

La familia de Smit no cree que haya sido un accidente tras una noche de fiesta, y menos un suicidio. La embajada de los Países Bajos en Malasia solicitó que la muerte de la modelo holandesa fuese investigada por la Interpol.

El padre de la joven, Marcel Smit, afirmó haber visto en el cuello de su hija moretones y "huellas dactilares, como si alguien la hubiera agarrado por ahí".

Además, llamó la atención sobre el hecho de que Ivana medía 1,81 metros y la altura del resguardo del balcón es de 1,20 metros, con lo cual resulta poco versosímil una caída por accidente. ""No cayó ni tampoco saltó", sostiene Marcel Smit.

Horas antes de morir, la modelo le había enviado una selfie a su novio, Lukas Kramer, junto a Luna, esposa del empresario Johnson, con quienes realizó el trío esa noche.