Un momento histórico para los amantes de la industria pornográfica. Se filmó la primera escena sexual a bordo de un Tesla con el sistema de conducción automática Autopilot activado.

La secuencia se hizo viral después de aparecer en un portal de vídeos erótico y muestra a la estrella del género, Taylor Jackson, practicando sexo con el coche en marcha.

La actriz del género, antes de seducir al conductor.

Aunque se supone que la escena se filmó siguiendo un estricto protocolo de seguridad, el  Autopilot es un sistema de ayuda a la conducción, por lo que la propia empresa desaconseja utilizar el modo autónomo sin prestar atención a la conducción.

Segundos después comienza la acción.

Además de ir en contra del protocolo recomendado por Tesla, tener sexo con el coche en marcha es peligroso y puede acarrear una sanción.

Mientras tienen sexo, el coche sigue andando.

No existe una especificación en la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial que regule la imposición de multas por esta práctica, por lo cual la sanción en caso de realizar alguna de estas actividades puede variar.

En tanto, Elon Musk, el director ejecutivo de Tesla Motors, publicó un polémico tuit haciendo referencia al caso. "Resulta que hay más formas de usar el Autopilot de lo que imaginábamos", manifestó el magnate.