Un residente del estado de  Kentucky, en Estados Unidos, acudió al médico por molestias en uno de sus ojo, pero tras ser atendido por personal del lugar, se llevó una terrible sorpresa al enterarse que en realidad tenía una garrapata incrustada en el globo ocular. 

Chris Prater cree que todo comenzó cuando vivía en el condado de Johnson. El hombre sostiene que posiblemente adquirió el insecto chupa sangre mientras trabajaba retirando arboles de las líneas electrónicas.

Su anterior jefe fue precisamente quien le advirtió de algo extraño en su ojo. Sin embargo, cuando intentaron ayudarlo, para extraer lo que fuera que le estaba causando irritación, no tuvo éxito.

Pese al dolor, Prater se negó a acudir a una clínica pensando que no se trataba de nada grave. Días después, cuando el problema persistió y las molestias aumentaron considerablemente, se dio por vencido.

¿Cómo le extrajeron la garrapata los medicos?

Tras anunciarle la asquerosa noticia, los optometristas usaron pinzas diminutas para extraerle la garrapata sin lastimarle el globo ocular. En consecuencia, Prater se recupera satisfactoriamente con antibióticos y gotas de esteroides. Además, todos los días se aplica repelente antes de empezar su jornada de trabajo. 

"Me asusté un poco. Me incliné, miré al médico y le pregunté si estaba bromeando. Me dijo: 'No, tienes una garrapata'. Una vez que la agarró y la quitó, esta hizo un sonido como un pequeño estallido cuando salió de mi ojo", aseguró el desafortunado protagonista.

  

Ver más productos

La Iglesia recuerda a San Román de Antioquía

La Iglesia recuerda a San Román de Antioquía

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos