Una serie de círculos amarillos apareció en las murallas del antiguo Castillo de Carcassonne, en el sur de Francia, como parte de un proyecto de arte contemporáneo. El trabajo de pintura pretende crear una ilusión óptica en los muros históricos, pero no generó la respuesta esperada.

El proyecto tuvo la aprobación del Centro Nacional de Monumentos de Francia y fue diseñado por un artista suizo, Felice Varini, para celebrar el 20 aniversario de la declaratoria de esa fortaleza francesa como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Si bien el proyecto fue furor entre los turistas, frenéticos por captar el juego óptico como obra de arte, algunos vecinos de la zona se enojaron por arruinar un emblema de la ciudad y calificaron de "fea y terrible" a la obra.

Varias personas se quejaron de que el Gobierno local permitiera que las murallas de la ciudad de Carcassonne, una antigua fortaleza romana que data del siglo IV, sean "profanadas".

"Es algo terrible", comentó una persona al dirigirse en Twitter al centro de monumentos. Otro usuario agregó: "Es simplemente impactante y degrada la belleza del sitio circundante. Simplemente escandaloso".

"Un verdadero horror, estoy avergonzado. Nuestra pobre ciudad", escribió un usuario más.

Así quedó el castillo

Así quedo la obra. (AFP).
Los turistas celebraron la obra. (AFP ).
Los vecinos rechazaron la "profanación" del castillo. (AFP).
La obra desde otra perspectiva. (AFP).