Una mujer canadiense de 30 años salvó su vida de una insólita manera. Estaba caminando por la calle cuando, de pronto, sintió "calor y dolor en el pecho izquierdo". En ese momento se dio cuenta de que había sangue en su cuerpo y se dirigió a un centro de urgencias local.

Los médicos se quedaron anonadados con lo que encontraron. La mujer tenía una herida de bala sobre su pezón inzquierdo: su prótesis mamaria actuó como chaleco antibala y le salvó la vida.

Los profesionales decidieron transferirla a un centro de tramatología y, tras un estudio más detallado, se reveló que la bala había terminado en la pared inferior derecha de su pecho, debajo de su seno. Enseguida, los médicos le quitaron los dos implantes mamarios y vieron que la bala había viajado claramente a través del implante del lado izquierdo, lo que la desvió hacia el implante derecho con suficiente fuerza como para darle la vuelta.

Los especialistas dijeron que increíblemente solo tenía una costilla derecha fracturada y la pérdida de sus implantes mamarios.

Ver más productos

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Ver más productos