Todo fue una "picardía" para ayudar a vencer el miedo. Pero esa intención casi le cuesta la vida a Jordan Holgerson, una chica de 16 años que debió ser hospitalizada tras sufrir heridas de gravedad por la caída a un lago desde 18 metros de altura.

En las imágenes, se ve cómo una amiga la empuja por la espalda a un río del condado de Clark en Washington, Estados Unidos. La caída estrepitosa le causó la fractura de cinco costillas y daños en un pulmón.

Genelle Holgerson, madre de la accidentada, asegura que su hija podría haber sufrido lesiones permanentes y que "tiene suerte" de estar viva. "Estoy muy disgustada con quien empujó a mi hija porque la podría haber matado", agregó la mujer.