Una mujer embarazada se encontraba junto a su pareja en un estacionamiento de un local de comida rápida en  Melbourne, Australia, cuando notó que su bebé estaba por nacer. Su marido la ayudó a pujar hasta que dio a luz al pequeño. 

Los empleados del local no podían creer lo que estaba sucediendo: en plena hora pico del almuerzo, un hombre se dirigió agotado al mostrador y pidió un menú para su mujer que acababa de parir en el estacionamiento. El sujeto reveló que su mujer quería comer una hamburguesa, para comer mientras esperaba la asistencia médica. Inmediatamente le entregaron un combo para que le lleve a la lamante madre.

La mujer dio a luz en un estacionamiento de un local de comidas rápidas.

“Durante la hora de almuerzo, un hombre hizo un pedido para su mujer que acababa de dar a luz a un bebé en el estacionamiento”, declaró Ainsley Shillington, una trabajadora del establecimiento al medio Daily Mail Australia.

“Atendimos al cliente lo más rápido posible y le entregamos un menú con bebidas y una caja de postre. Luego se fue de vuelta para el estacionamiento. El personal del local estaba algo preocupado en ese momento”, agregó la encargada del local.

“Cuando llegó la ambulancia ya todos se relajaron más y lo vieron como algo divertido. No todos los días pasa algo así",