Una propuesta innovadora para una nueva era en la utilización de baños de trabajadores del Ayuntamiento de Sörmland, Suecia, se puede hacer realidad gracias a un partido de Izquierda en formación.

La intención "no es obligar a los hombre a sentarse", sino que los chicos puedan encontrar esos espacios limpios. Todo se trata de una cuestión de higiene.

Por si el argumento de la higiene no era bastante convincente, los dirigentes del partido esgrimieron estudios médicos que demuestran que el vaciado de la vejiga de los hombres es más eficaz cuando la liberación de la orina se realiza en posición sedente.

La evacuación de la orina no sólo más eficaz cuando se realiza sentada, sino que esta práctica reduce el riesgo de problemas de próstata.

En la misma Suecia, un grupo feminista logró en 2007 retirar los urinarios verticales de la Universidad de Estocolmo porque "el gesto de hacer pis de pie era degradante para las mujeres".