Detrás de los nudos hay un   <a href='https://www.cronica.com.ar/tags/perrito'>perrito</a>. (telecinco.es)
Detrás de los nudos hay un perrito. (telecinco.es)

Este estado puede causar heridas y daños irreversibles en piel del perrito. La historia comenzó en medio de la noche en una cuneta de una carretera cuando una pareja encontró a Lucky. Intentaron llamar la atención del can pero al ver que éste no respondía a sus intentos, decidieron alertar mediante Facebook para que alguien los ayudara.

La peluquera canina Kari Falla, al ver los mensajes, decidió abrir su negocio en medio de la madrugada “cuando un perro tiene el pelaje así de apelmazado, puede hacer que se corte el flujo sanguíneo y causar heridas” dijo, y luego agregó “sabía que estaba mal, pero no estaba preparada para lo que vi. Olía a muertos y el perro no podía caminar”.

Después de los cuidados fue atendido por un veterinario y actualmente se encuentra en una casa de refugio esperando que alguna familia pueda seguir cuidándolo.