Cinco personas que viajaban en tres vehículos en Sevilla, España, fueron detenidos por agentes de la policía local por robar 4 mil kilos de naranjas procedentes de una huerta ubicada en la localidad de Carmona.

Los sujetos viajaban en tres vehículos que circulaban muy juntos y en línea, al observar la presencia de una patrulla, los conductores realizaron una maniobra “brusca” levantando las sospechas de los agentes, quienes iniciaron una persecución.

Los sospechosos eran familiares; uno de los vehículos era una furgoneta en la que viajaba un matrimonio en compañía de su hijo, y en el segundo automóvil viajaban dos hermanos, informó La Vanguardia.

Al inspeccionar los vehículos, se comprobó que estaban cargados de una gran cantidad de naranjas, algunas dispuestas en sacos y otras a granel. Debido a que los sujetos no llevaban consigo ninguna factura, los policías sospecharon que se trataba de un robo.

Los sujetos tampoco pudieron comprobar a los gendarmes que la procedencia de los cítricos era legal. Su única versión fue que “venían de muy lejos y las habían ido recogiendo del suelo”, informó el diario español.

Sin embargo, tras la detención de los sujetos, la policía encontró que en una huerta de la localidad de Carmona se había denunciado el robo de una gran cantidad de naranjas, por lo que se inició una investigación.

El delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, señaló que “teniendo en cuenta no solo por la comisión del presunto robo, sino porque al interceptar esta mercancía se está preservando la seguridad alimentaria de los posibles consumidores que habrían tenido estos 4 mil kilos de naranjas”.