Dos turistas ingleses se metieron en una fuente situada bajo el Altare della Patria de Roma, construido en honor del rey Víctor Manuel II, el primero de la Italia reunificadal, y uno de ellos se bajó el bañador en medio de un extraño striptease, mientras era fotografiado por otras personas que lo acompañaban.

Su comportamiento ha provocado la ira de muchos romanos, pues se trata de uno de los conjuntos arquitectónicos más icónicos de la ciudad, situado en el corazón de Piazza Venezia, y del que forma parte una llama eterna en memoria de los soldados caídos de la Primera Guerra Mundial. 

Según fuentes, el gesto del hombre provocó el rechazo de los internautas, algunos de los cuales tacharon la acción de "bestial", inclusive pidieron que la Policía lo detenga por exposición obscena en la vía pública o que lo internen en un psiquiátrico.