Sería algo así como el sueño del pibe lo que logró Ángel, o más conocido como "El Niño polla". El joven español tiene apenas 23 años y en lugar de estar entre libros estudiando para su futuro, se pasea desnudo entre espectaculares mujeres. Su trabajo es hacer películas porno, algo en lo que brilla pese a su corta edad.

Jordi en un set de filmación.

En cuanto a la forma en que llegó al estrellato en el Triple X, Jordi cuenta: "Un día estaba viendo una famosa página web española de porno amateur, y vi que en la web había un formulario que cualquiera podía rellenar para ser actor porno. Lo hice y envié unas fotos. A los pocos días me llamó un productor, viajé a Madrid e hice dos escenas". Comenzó en la industria a los 18 años, apenas terminó la secundaria en su país.

Su apodo, lo recibió tras el asombro de Arnaldo, su primer productor, que se quedó anonadado ante la dotación que traía el joven.

Así se quedó su productor cuando lo vio desnudo por primera vez.

"Cuando termino de grabar regreso a casa y descanso", cuenta, y agrega con naturalidad que en su tiempo libre hace "vida normal". "Me gusta pasar tiempo en Internet, leer páginas de información, ver algunas películas, jugar a la Play Station", asegura.

Jordi con sus compañeras de trabajo.
Al joven le toca generalmente trabajar con actrices mucho más grandes que él, pero afirma que eso no es problema y que normalmente todos se llevan bastante bien. "Cuando estamos trabajando hay una relación profesional, vamos a grabar la escena y luego cada uno al hotel o a su casa".

 

Al joven le toca hacer escenas con mujeres mucho mayores. Pero no parece molestarle.

 

El actor estrella del momento, contó que no la pasó bien cuando sus padres se enteraron de su nueva profesión, pero después se acostumbraron.

"Al principio mi familia no lo supo, pero todo el mundo se enteró de que había grabado porno la misma semana que salió mi primera escena, así que tuve que contárselo a mis padres. No les gustó, me peleé con ellos y no lo aceptaron. Ahora ya están tranquilos, saben que no hago nada malo y mientras yo esté bien y feliz no les importa lo que piensen los demás", explicó.

Jordi en su casa de España.

 

Por último, la estrella del porno deja un mensaje para aquel que quiera seguir sus pasos. "Que lo piense bien una y otra vez, tiene que estar completamente seguro de lo que hace y sobre todo gustarle el porno, no hacerlo por necesidad. De hecho poca gente puede vivir de esto. Si bien se paga muchísimo dinero, me siento un afortunado de vivir tranquilo en cuanto al dinero. Como siempre digo: si no te gusta este trabajo no lo hagas, puede ser uno de los peores del mundo".