Un estudio que evaluó a más de 100.000 adultos franceses sostiene que el consumo regular de bebidas azucaradas, entre los que se incluye el jugos de frutas, podría incrementar el riesgo de contraer algún tipo de cáncer. 

De acuerdo a la investigación, el solo hecho de beber un vaso chico de una bebida azucarada por día, representa un incremento del 18% en el riesgo general de cáncer y un aumento del 22% en el riesgo de cáncer de mama.

En el estudio participaron 101.257 adultos franceses siendo el 79 % mujeres. Por nueve años se registraron los hábitos de consumo de 3.300 alimentos y bebidas mediante cuestionarios que fueron validados diariamente. A lo largo de ese tiempo se evidenciaron cerca de 2.200 casos nuevos de cáncer.

Mathilde Touvier, autora principal del estudio, apuntó que "el alto consumo de bebidas azucaradas es un factor de riesgo para la obesidad y el aumento de peso” y agregó que “la obesidad es en sí misma un factor de riesgo para el cáncer”.

"Reducir la cantidad de azúcar en nuestra dieta es extremadamente importante", afirmó sobre el estudio la doctora de la Universidad de Teesside Amelia Lake, quien sostuvo que no hay que limitar por completo la ingesta de azúcar, pero sí "equilibrarla".

Asimismo, los científicos explican que los resultados "no ofrecen una respuesta definitiva" y piden que se siga investigando sobre el tema mediante mecanismos biológicos que puedan ser verificados, como el efecto del azúcar sobre la grasa alrededor de órganos vitales, los niveles de azúcar en la sangre y los marcadores inflamatorios.