Braden Wallake, director ejecutivo de HyperSocial, una empresa de Ohio, Estados Unidos, recibió duras críticas en las redes sociales luego de publicar en su perfil de LinkedIn una selfie llorando luego de despedir a varios de sus empleados. En el mensaje que acompañó la foto, admitió su culpa y aseguró que las personas que habían sido despedidas podrían seguir trabajando si se hubieran hecho mejores elecciones.

“Esta será la cosa más vulnerable que jamás compartiré. Tuvimos que despedir a algunos de nuestros empleados. He visto muchos despidos en las últimas semanas en LinkedIn. La mayoría de ellos se deben a la economía, o cualquier otra razón. ¿Nuestro? Mi culpa", escribió.

“Tomé una decisión en febrero y me quedé con esa decisión durante demasiado tiempo. Ahora, sé que mi equipo dirá que "tomamos esa decisión juntos", pero yo nos guíe hacia ella. Y debido a esas fallas, tuve que hacer hoy, lo más difícil que he tenido que hacer”.

La selfie que despertó la polémica en LinkedIn.
La selfie que despertó la polémica en LinkedIn.

“En días como hoy, desearía ser dueño de un negocio que solo se preocupara por el dinero y que no me importara a quién lastimó en el camino. Pero yo no. Entonces, solo quiero que la gente vea que no todos los directores ejecutivos son insensibles y no les importa cuando tienen que despedir a la gente", continuó y añadió: “Sé que no es profesional decirles a mis empleados que los amo. Pero desde el fondo de mi corazón, espero que sepan cuánto”.

“Cada uno. Cada historia. Cada cosa que los hace sonreír y cada cosa que los hace llorar. Sus familias. Sus amigos. Sus pasatiempos. Siempre he contratado a personas en función de quiénes son como personas. Personas con grandes corazones y grandes almas. Y no puedo pensar en un momento más bajo que este", escribió Wallake.

Cruces en las redes: críticas y defensas al controversial posteo

Como era de esperarse, la publicación del CEO despertó ruido rápidamente en las redes sociales y muchos lo describieron como algo “vergonzoso”.

Por otra parte, otros numerosos usuarios lo apoyaron y respaldaron la intención detrás de la publicación. Muchos de ellos se identificaron con él y los sentimientos por los que estaba pasando.

“Se abre LinkedIn, se busca laburo y se hiberna. Se transformó en un antro insoportable”, cuestionó un tuitero.

Y otro repudió: “Encima se tiran rosas en los comentarios de ex compañeros. Nunca un ‘este sobador de jefe, garca, mal compañero en cuanto te das vuelta te caga el puesto’. ‘¡Fue un placer trabajar con alguien tan proactivo detallista experto en la materia sigue así campeón!’ Andá”.

Ver comentarios