Fue durante un motín en Tucumán. Al hijo del comisario, que también está preso en el lugar, a punta de lanza lo tienen acorralado. Imagenes totalmente impresionantes, que parecen una película pero sin embargo no lo son: es la realidad pura.