Los siguientes son los tramos más relevantes de la declaración que hizo ante la Justicia de Estados Unidos Alejandro Burzaco, ex CEO de Torneos y Competencias, ante la Corte Federal de Brooklyn, en el marco de la investigación del denominado FIFAgate, donde se juzga el pago de coimas para obtener derechos de transmisiones deportivas.

"Me enteré cuando estaba en Zurich (en el Congreso de la FIFA) que había un proceso judicial en marcha en Nueva York y que yo estaba nombrado en ese proceso".

"Yo me dije: ’Alejandro, deberías ir a Estados Unidos, enfrentar la justicia, aceptar la responsabilidad, tratar de reparar en lo posible lo que hiciste, cooperar, ayudar".

"Me declaré culpable de conspiración y crimen organizado, conspiración por fraude y por lavado de dinero".

"Según lo entiendo, la conducta que cometí fue pagar coimas. Pagar coimas, y en particular, pagar coimas a directivos del fútbol".

"Cuando digo pagar coimas entiendo el acto de pagarle a alguien, pagarle dinero, en este caso a oficiales de fútbol, a cambio de que ellos firmen contratos, contratos nuevos, renovarlos, extenderlos, en ocasiones no rescindirlos, evitar competidores, a veces competidores de buena fue y fuertes, a veces competidores corruptos".

"A Juan Ángel Napout le pagué coimas en el período desde 2010 a 2015, a José María Marín las coimas se le pagaron entre el 2012 y 2015 y a Manuel Burga entre 2010 y fines de 2013". (Marín era el titular de la Confederación Brasileña de Fútbol, Burga era titular de la Federación Peruana de Fútbol y Napout era titular de la Asociación Paraguaya de Fútbol).

"Teníamos varios socios en distintas partes del mundo, como Fox Sports en Estados Unidos, Televisa en México, Media Pro en España, TV Globo en Brasil, Full Play de Buenos Aires, Argentina, Traffic, que tiene sede en Brasil, pero a través de una sucursal en Miami. “ramos socios con el grupo Clarín en Argentina. Teníamos muchos socios y distintas asociaciones en diferentes partes del mundo".

"Según mi conocimiento, con la excepción de Clarín, todas las compañías pagaron coimas".

"Con la AFA teníamos diferentes negocios. Comenzó con la compra y producción de la primera división y la segunda de la liga de fútbol, clubes de fútbol, torneos".

Sobre Julio Grondona: "En el fútbol argentino (en nivel de influencia) era la primera, la segunda y la última palabra en cada división. En la Conmebol, compartía el poder; pero era el voto necesario para la mayoría de las decisiones. En la FIFA, estaba el presidente Blatter y el secretario general. Él era la mano derecha del presidente y del secretario general. Siendo el presidente del comité de Finanzas, su firma era importante en las decisiones más importantes, si no en todas".
 
"Era miembro del Comité Ejecutivo de la FIFA. Era el presidente del comité de Finanzas. Era el primer vicepresidente de la FIFA y presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, era una especie de leyenda, en el sentido que estaba en el cargo desde 1979. Distintos gobiernos, desde militares, hasta gobiernos de derecha e izquierda trataron de sacarlo de su posición pero él siempre sobrevivió".

Sobre los beneficios que tenían los directivos de la FIFA: "Tenían como un tratamiento presidencial o de reyes. Tenían choferes en todos los países del mundo a donde viajaran. Los iban a buscar a los aeropuertos, al avión directo muchas veces sin hacer Migraciones o Aduanas, y los llevaban directo a sus hoteles. Tenían entradas gratis para partidos de la Copa del Mundo. Tenían tours organizados para sus viajes alrededor del mundo, cruceros en el Danubio en Hungría, toda clase de entretenimientos para ellos y sus esposas, y a veces hijos y nietos".

"Participé en el pago de coimas (a Julio Grondona) desde que arranqué como accionista de Torneos, accionista directo en 2005, hasta que Grondona murió, en julio de 2014".

"Al principio (el pago de coimas) era para la continuidad (de los contratos) para la Copa Libertadores o la Copa América".

"Las coimas eran pagadas en intercambio por su apoyo. En intercambio de una extensión continua de los contratos. En apoyo, en ocasiones, de mantener alejados algunos competidores".

"También pagué coimas (a Grondona) por amistosos de Argentina, Copa del Mundo, derechos para los mundiales de 2018, 2022, 2026 y 2030. Por mantener los contratos vivos cuando Torneos estaba en problemas".

"Con algunas pocas notables excepciones, pagamos coimas a todas las posiciones en el Comité Ejecutivo de Conmebol, al secretario general de Conmebol, a los vicepresidentes de Conmebol, al tesorero y al Presidente".

"En lo concerniente a Torneos, Julio Grondona tenía la última palabra en el sentido de autorizar, dar la luz verde a cada pago de coimas. Hablábamos con él de estos temas y él autorizaba, consideraba el monto de las coimas, o a veces se quedaba con parte de la coima de alguien si pensaba que estaba recibiendo demasiado".

"El propósito de nuestro diálogo (con Grondona) era arreglar la coima; discutir los mecanismos bajo los cuales la coima iba a ser pagada; confirmar, en otros casos, que la coima hubiera sido efectivamente recibida. Pedir sus acciones o su influencia, incluso que la coima fuera pagada para ciertos contratos; firmar; extender; proteger; no rescindir, como en cada caso y en cada momento de mi vida en este negocio. Creo que esto es un buen resumen".

" Julio Grondona sabía todo. Y luego la gente que tomó su rol en saberlo todo, lo sabía todo, y había un gran flujo de información entre ellos".

"Luego de la muerte de Julio Grondona, Marco Polo del Nero y Juan Ángel Napout recibieron y aprendieron el panorama general de las coimas de la Conmebol".

Sobre quienes, además de Grondona, recibieron coimas de Torneos y sus socios sobre la Copa Libertadores: “En 2006, el presidente Nicolás Leoz; Ricardo Texeira, presidente de la Federación Brasileña de Fútbol, miembro de la FIFA; Rómer Osuna, de Bolivia, Tesorero; Eduardo Deluca, secretario general de Argentina; y Eugenio Figueredo, el vicepresidente de la Conmebol de Uruguay”.

"(Nicolás Leoz) recibió 600.000 dólares por edición de la Copa Libertadores. Luego el monto subió a un millón de dólares hacia el fin de los años 2000".

"(Eduardo Deluca) recibía 600 mil dólares por año por la Copa Libertadores y la Copa América".

Cuando José Luis Meiszner reemplazó a Deluca como Secretario General de la Conmebol: "Comenzando en 2012, siempre hablando de la Copa Libertadores, él comenzó cobrando 300 mil dólares de los 600 que solía cobrar Deluca y los 300 mil restantes, Grondona usaba 100 mil para gastos de la AFA, como asesoría legal u otras necesidades, mientras se quedaba los otros 200 mil".

‘(Por la Copa Libertadores) a Grondona le pagábamos en coimas en 2006 600 mil dólares por año. Subió a un millón de dólares por año desde 2012 en adelante, y subió a 1,2 millones por año hasta que murió”.

‘Le pagábamos la mayor parte de las veces en efectivo, y otras veces llevando el efectivo o haciendo pagos a una entidad financiera en Buenos Aires”.

"Le llevábamos los dólares en efectivo en una bolsa o en un sobre a su casa, o se lo dábamos a su secretario privado, o su chofer, o se lo depositábamos en una entidad financiera de su elección en Argentina. Esta entidad financiera era Alhec Tours".

Sobre el pago de 3,7 millones de dólares a la empresa Somerton, en el marco del pago de coimas: “Los que recibían eran los Colasios, Julio Grondona, Eugenio Figueredo, Romer Osuna y también Eduardo Deluca”.

(Estas empresas) “proveían el servicio de conducir el pago de las coimas a los ejecutivos del fútbol...eran empresas cáscaras”.

"En el año 2009, la Asociación del Fútbol Argentino y el gobierno decidieron lanzar un programa llamado Fútbol para Todos, lo que generó que se dieran de baja de manera unilateral los contratos que teníamos con ellos....Fue un gran impacto negativo para nosotros,  sufrimos un gran impacto económico como empresa".

"El gobierno siguió acosando o atacando Torneos y Clarín hasta el año 2011. A mediados de 2011, el gobierno terminó probablemente el segundo contrato más importante que teníamos con Clarín, que era el de la segunda división...Finalmente logramos retener los derechos de la producción de la segunda división. Pudimos con esto mantener puestos de trabajo".

"Para mantener estos contratos también tuvimos que pagar coimas. A Jorge Delhon (quien se quitó la vida arrojándose a las vías del tren tras la declaración de Burzaco), que era un abogado contratado par el programa Fútbol para Todos, y a Pablo Paladino, coordinador general de Fútbol para Todos".

"Estos pagos fueron desde el fin de 2011 hasta el fin de 2014".

"Grondona me mencionó a mediados de 2009 que no tenía ningún compromiso ni con Torneos ni con Clarín relacionado a los derechos de TV del fútbol argentino, en la medida que nunca le pagamos coimas por eso".

Sobre las negociaciones con Hugo y Mariano Jinkis, dueños de la empresa Full Play, a quien mencionó como intermediario en su diálogo con la Conmebol para extender contratos: "lo que fue conversado con los Jinkis era que el pago total iba a ser de 400 mil dólares por presidente (de las distintas federaciones que componen la Conmebol) por año".