Alejandro Burzaco se quebró en el estrado de testigos cuando se disponía a brindar, por segundo día consecutivo, su testimonio en el juicio por el escándalo de corrupción del FIFA-Gate, que se lleva a cabo en Nueva York, Estados Unidos.

La sorpresiva situación se dio a pocos minutos de que Burzaco ingresará a la sala para llevar a cabo una nueva declaración, pero al tomar su lugar rompió en llanto y debió ser retirado.

Por esta situación, la sesión fue suspendida y reanudada recién a las 13 horas, de nuestro país, en la Corte Federal de Brooklyn.

Luego del lapso que se le dio para que se recupere y pueda hablar dijo que el ex titular de la AFA y vicepresidente de la FIFA, Julio Grondona, cobró una coima de un millón de dólares para votar a favor de la candidatura de Qatar para organizar la Copa del Mundo en el año 2022.


A continuación, las frases más destacadas de este tramo de su declaración judicial, un documento de 252 páginas:

"Ricardo Teixeira, Nicolás Leoz y Julio Grondona recibieron dinero en relación a la elección de Qatar como sede del mundial 2022. Me refiero a la votación que se realizó en Suiza donde se decidió que Qatar sería sede de la Copa del Mundo de 2022".

"Estaba con Julio Grondona en el Copacabana Palace (un hotel de Río de Janeiro) y se encontró con un grupo de qataríes, a los que nunca había visto. Grondona aparentemente los conocía y comenzó de la nada a insultarlos y a quejarse. Y a decirles que tenía que estar dando explicaciones en Argentina como si hubiera cobrado 80 millones de dólares de coimas por el voto positivo a favor de Qatar. Y básicamente Grondona les dijo: ’o bien me pagan los 80 millones o me mandan una carta por escrito o a las autoridades diciendo que nunca me pagaron una coima".

"Luego siguió caminando hacia su habitación y estaba muy enojado y ansioso, diciendo que Teixeira y Sandro Rosell habían engañado a Leoz y a él porque entraron en este lío y escándalo por solo un millón y medio de dólares y se quedaron los 75 millones restantes".

"Después, las autoridades qataríes le dieron una carta (a Grondona), la cual él uso para defenderse diciendo que no cobró las coimas".

"Fui llamado al departamento de Grondona en la Ciudad de Buenos Aires en enero de 2011 y él tuvo una conversación telefónica con Ricardo Teixeira. Y cuando colgó me dijo que el millón de dólares que le debíamos a Teixeira (por otras coimas) se lo teníamos que dar a él".

"Me explicó que Ricardo Teixeira le debía un millón de dólares porque había votado para que Qatar fuese sede de la Copa del Mundo 2022".