El mediocampista de París Saint Germain y del seleccionado argentino, Ángel Di María aseguró que "ir al psicólogo me ayudó a entender las críticas de la gente. Poder hablar, poder descargarme. Una de las cosas que aprendí, que me di cuenta, es que para aquellos que están atrás de una computadora, de un teléfono, es fácil poder hablar, poder criticar, poder decir"

"Creo que el Pipa (Gonzalo Higauín), Fer (Gago) y yo recibimos muchas críticas y memes. Y aunque parezca que no, te duele. Te lastima muchísimo y te hace pensar mucho también. Creo que es una de las pocas cosas por las que a veces uno piensa en dejar. Duelen muchísimo. Es feo ver a la familia sufrir. Quieren tirarte para adelante, pero por otro lado ellos también están sufriendo, continuó".

Fideo se lesionó en los cuartos de final de Brasil 2014 (1-0 vs. Bélgica), en la final de la Copa América de Chile 2015 (perdió Argentina por penales) y en la fase de grupos de la Copa Centenario Estados Unidos 2016 (vs. Panamá). 

Leo, el único intocable

Además, Angelito sostuvo que durante el encuentro con el DT del seleccionado manifestó "el único que siempre debe estar es Leo, los demás tenemos que pelear".

Contó detalles de su último encuentro con Jorge Sampaoli“Siempre le digo que no me siento intocable”, afirmó.

“El único que siempre debe estar es Leo, los demás tenemos que pelear por estar. Para eso hay que demostrar en el club”, continuó.

Di María agregó posteriormente que el entrenador nacional le pide cuando comparte cancha con Messi que lo “ayude en las paredes y en la profundidad. En el club me gusta más jugar por derecha, porque puedo frenar y calmarme un poco. Incluso puedo hacer más pases gol. Me gusta más asistir que convertir”.

En tanto, en la Selección Nacional prefiere “hacerlo por izquierda, así no le quita espacio a Leo, ya que es su posición y su forma natural. La idea no es chocarlo ni molestarlo. Contra Ecuador nos salió muy bien”.

Finalmente, en declaraciones que hizo a TyC Sports, Fideo habló sobre su sentimiento cuando sus desempeños no son de lo mejor "siempre digo lo mismo: cada vez que juego con la Selección, trato de dar lo mejor de mí para que todo el mundo esté contento. Principalmente yo, que cuando lo hago mal tengo que  volver a mi casa y me tienen que bancar la cara de ojete”.