Flamengo, de Brasil, se convirtió anoche en el rival de Independiente en la final de la Copa Sudamericana de fútbol cuyo partido de ida se jugará el miércoles 6 de diciembre en Avellaneda y la revancha el 13 en Río de Janeiro, luego de que los cariocas superaran en Barranquilla a Junior por 2 a 0, tras batir a los colombianos 2-1 en la ida.


El marcador lo abrió y lo cerró para los brasileños Felipe Vizeu a los 6 minutos y a los 44 del segundo tiempo. Flamengo llegó a Barranquilla presionado por conseguir un resultado favorable que le permitiera jugar la final de la Sudamericana y salvar un año de rendimiento pobre en el Brasileirao (está sexto) y la eliminación en la Copa Brasil, luego de acceder a este certamen, el segundo en importancia del continente, tras quedar marginado en la fase de grupos de la Libertadores que este miércoles se adjudicó su compatriota Gremio.


Flamengo, dirigido por el colombiano Reinaldo Rueda, tuvo como principales bajas al veterano arquero Diego Alves, quien se fracturó la clavícula en la ida y fue reemplazado por Alex Muralha, así como al goleador peruano Paolo Guerrero, involucrado en un caso de dóping del que anoche su abogado, Pedro Fida, aseguró que "no se produjo por consumo de drogas". 

Independiente se consagró finalista el pasado martes en Avellaneda al vencer 3-1 a Libertad, de Paraguay, luego de superar el 0-1 sufrido en la ida en Asunción. El rojo buscará su segunda copa Sudamericana, tras obtenerla en 2010.