No es una orquesta afinada, ni mucho menos un prolijo ballet, ni siquiera tiene la belleza de un acto de una ópera. La Selección Argentina está lejísimo de cualquiera de estas tres cosas, pero, sin embargo, ir a verla en vivo vale mucho más. Incluso supera el costo de una entrada para el Mundial de Rusia, al cual aspiramos llegar.

El disparate no se termina de entender cuando, el mensaje que se baja desde lel seleccionado argentino y los dirigentes, es el de aliento permanente y "todos con la celeste y blanca". El hincha de fútbol, el que entiende de alentar sin importar el resultado, difícilmente pueda costear algunas de las impopulares entradas.

El sitio Doble Amarilla trazó una comparatoria, primero, entre el Argentina-Venezuela del último mes de septiembre en River y los precios de estas entradas, en La Bombonera. Y, luego, el precio de los tickets para La Boca, con lo que sale una entrada para ir a ver un espectáculo en el mítico teatro porteño.

En el primer caso, se registraron subas de hasta un 195%. La entrada más barata, experimentó un aumento del 57%: pasó de 350 a 550. La platea Alta fue la que más subió: En el Monumental, costaba 980 pesos. En La Boca, misma ubicación, a cambio de 2900 pesos. Bien saladito, sí. Muchos apoyan la enorme diferencia de precios, en el hecho que, en La Bombonera, hay 12 000 espacios menos que en la cancha de River. Es cierto. Tan cierto como que estos precios son prohibitivos para quienes deben brindar ese aliento constante que necesitan los muchachos de Jorge Sampaoli

A la hora de comparar los precios con un espectáculo en el Teatro de Cerrito al 600, la distancia es aún mayor. El sector más barato en el Colón sale 140 pesos, una diferencia de un 292% en relación al precio de la popular en La Boca. El sector más costoso del Colón se ubica en 3150 pesos, la platea preferencial, lejos de los 4800 pesos que habrá que abonar en el feudo Xeneize, lo que implica una suba de 52%. ¡Demencial!  

La bronca también es peruana

En el Monumental, los dirigentes de Perú, soñaban con entre 8 mil y 12 mil peruanos alentando a la blanca y roja, que tiene la chance de volver a un Mundial, cita a la que no va desde España 1982. El cambio de escenario fue ampliamente perjudicial para ellos también. De ese número soñado, pasaron a sólo 500 localidades. Y, para peor, las entradas que en el Monumental costaban 1200 pesos para la visita, en la cancha de Boca estarán 3300. ¡Un disparate!