Un testigo del juicio de corrupción de la FIFA contó que pagó millones en coimas a miembros del anterior gobierno argentino a cambio de derechos de televisación del fútbol nacional y eran recibidos por el funcionario Jorge Delhon, que se suicidó al inicio del proceso.

El testigo, el argentino Eladio Rodríguez, era hombre de confianza del empresario Alejandro Burzaco y la persona que llevaba las cuentas en  Torneos y Competencias.

Coopera con el gobierno estadounidense tras firmar en mayo pasado un acuerdo que garantiza que no será procesado en el marco del inmenso escándalo de corrupción de la FIFA. 

En el denominado “libro mayor” donde Rodríguez consignaba el pago de sobornos, figuran varios pagos por 2,628 millones de dólares en 2013 con la palabra “gobierno”. “Todo lo que dice gobierno era Delhon”, afirmó Rodríguez. “Delhon era la única persona que conozco en el gobierno (argentino) que recibió dinero”, añadió. 

En su comparecencia hace dos semanas, Burzaco dijo que nunca le habían pagado sobornos a la ex presidenta Cristina Kirchner (2007-2015), actual senadora electa. 

Delhon, abogado del programa “Fútbol para Todos” auspiciado por el gobierno de  Kirchner y que tuvo hasta mediados de este año los derechos de difusión del fútbol en Argentina en forma gratuita, se suicidó el 14 de noviembre tirándose debajo de un tren en un suburbio de Buenos Aires poco después del primer día de testimonio de Burzaco en la corte de Brooklyn.  

En 2009, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y el gobierno Kirchner terminaron unilateralmente los contratos más importantes de T&C y decidieron que Fútbol para Todos transmitiría los juegos más importantes de los clubes del país en el canal estatal, gratis, sin publicidad privada pero con propaganda gubernamental. 

Los sobornos pagados a Fútbol para Todos, según Burzaco y Rodríguez, apuntaban a retener los derechos de transmisión de los partidos de segunda división, que a partir de mediados de 2011 también eran requeridos por el gobierno. 

En su testimonio, Burzaco dijo que Delhon y el coordinador general de Fútbol para Todos, Pablo Paladino, recibieron millones de dólares en coimas.

Rodríguez también dijo que T&C hacía “pagos adicionales” a los clubes Boca y River, para que pusieran a sus “mejores estrellas” a jugar la Copa Sudamericana. La meta era “mejorar los cachets” de los jugadores y “darle jerarquía” al torneo, de menor importancia que la Copa Libertadores. 

Un libro en el cual Rodríguez anotaba todos los pagos consigna por ejemplo 200.000 dólares al presidente de Boca, Daniel Angelici. Rodríguez, no obstante, dijo que no sabían si estos pagos eran o no sobornos

Rodríguez dijo que nunca le pagó nada a Leo Messi, el jugador estrella del Barcelona y de la selección argentina, pese a que Burzaco dijo en su testimonio que pagaba a él y a otros jugadores 200.000 dólares “adicionales” por participar en partidos amistosos. 

Un total de 42 exjerarcas del fútbol de las Américas, empresarios deportivos y un banquero, así como tres empresas, son acusados por Estados Unidos de cometer 92 crímenes en 15 esquemas de corrupción, embolsando en el camino más de 200 millones de dólares en sobornos

Pero en el juicio FIFA solo son juzgados tres acusados que insisten en su inocencia: el exjefe del fútbol brasileño José Maria Marín, el exjefe del fútbol paraguayo y expresidente de la Conmebol Juan Ãüngel Napout, y el exjefe del fútbol peruano Manuel Burga

Si el jurado los declara culpables, la jueza decidirá su sentencia. Los delitos más serios de los que son acusados acarrean una pena máxima de 20 años de cárcel. 

De los 42 acusados, 24 que han sido arrestados o extraditados a Estados Unidos se han declarado culpables, como Burzaco, y dos ya han sido sentenciados. Otros 15 que están en el extranjero han sido o son juzgados en sus países o combaten la extradición. 

Fuente: Télam