Humberto Grondona amagó con renunciar como entrenador de Arsenal y estuvo a punto de seguir el camino de la dimisión que había tomado Omar De Felippe en Vélez y Gustavo Álvarez de Temperley. Con las renuncias son siete los entrenadores que perdieron su puesto en las ocho fechas que lleva de vigencia la Superliga.

De Felippe, por su parte, había renunciado el lunes por la noche tras la caida ante Unión 2 a 0. Además del golpe, tuvo que soportar que una persona lo escupiera desde la platea.

El uruguayo Gustavo Matosas fue el primer entrenador en dejar su cargo desde que comenzó la Superliga tras la eliminación de Estudiantes de La Plata de la Copa Sudamericana ante Nacional de Paraguay, con el que perdió los dos partidos.

Su compatriota Diego Aguirre renunció a la dirección técnica de San Lorenzo luego de que el equipo quedara eliminado de la Copa Libertadores ante Lanús en los cuartos de final. Aguirre dirigió tres fechas de la Superliga.

Nelson Vivas fue el tercero en dar el paso al costado en Defensa y Justicia luego de caer ante Colón.

Tras la sexta fecha renunciaron otros dos técnicos: Sebastián Méndez en Belgrano tras el empate en el clásico frente a Talleres en la reapertura del Gigante de Alberdi, y Mario Sciaqua en Olimpo después de la caida ante Huracán en Bahía Blanca.