Un Racing alternativo dispuesto por el DT Eduardo Coudet se recuperó de dos derrotas consecutivas en la Superliga y lo hizo nada menos que ante Rosario Central por 2-0 en el mismísimo Gigante de Arroyito, donde abundaron las demostraciones de afecto para un ídolo de la casa como el “Chacho”.

La victoria que puso al equipo de Avellaneda nuevamente en carrera por la clasificación a la Copa Libertadores 2019 llegó en el segundo tiempo con goles de Brian Mansilla, a los 18 minutos, y el ingresado Lautaro Martínez a la media hora de juego.

Coudet dispuso una formación con mayoría de suplentes debido a que este jueves visitará a Vasco da Gama en Brasil en un partido internacional que, de ganar, lo dejará con un pie y medio en la fase final de la Libertadores de este año.

La apuesta le salió redonda al “Chacho” porque Racing, que arrastraba derrotas con River y Defensa y Justicia, sumó 39 puntos y quedó a cuatro de Huracán, que de momento ocupa el quinto y último puesto de acceso al máximo torneo continental del año próximo.

Racing fue superior en el primer tiempo porque jugó mejor con la pelota y se paró como un equipo corto.
Así, el equipo visitante dispuso de dos llegadas claras en un derechazo muy desviado de Saravia, solo desde el borde del área, y en otro apenas desviado de Enrique Triverio, cuando concluía el primer tiempo.

En la primera visita de Coudet al Gigante como entrenador rival, Racing jugó como si tuviera un jugador más porque Renzo Saravia, Augusto Solari y Mansilla atacaban por derecha y desbordaban a placer al chileno Alfonso Parot y José Luis Fernández.

Central era la antítesis porque perdía muy rápido la pelota en el medio, dónde tampoco anticipaba y sus defensores quedaban mano a mano con los veloces delanteros visitantes.

Una muestra del mal partido de Central fue la pelota que perdió Maximiliano González a los 43m. del primer tiempo, cuando Triverio se fue solo y cruzó un derechazo que pasó muy cerca del segundo palo.

Otro ejemplo del paupérrimo partido de Central fue que sólo llegó con un tiro libre de gol en la parte externa de la red en el primer tiempo y con un cabezazo desviado de Marco Ruben y un derechazo de Paulo Ferrari en el complemento.

Justamente el complemento pareció otro partido cuando Central salió a buscar la victoria y se expuso a las réplicas.

Máxime cuando Coudet mandó a la cancha a Nery Domínguez para jugar con línea de tres defensores y a Lautaro Martínez.

A los 18m., Tobio cabeceó hacia atrás un tiro libre de gol y Central quedó regalado en un contraataque de cuatro contra dos, que Mansilla enganchó hacia adentro por derecha y definió con un zurdazo suave al ángulo superior derecho.
Y el partido terminó a los 30 cuando Lautaro se la robó a Maximiliano González por la derecha, gambeteó a los dos centrales y la cruzó abajo con maestría para clavarla en el segundo palo.

Síntesis
Rosario Central: Jeremías Ledesma; Paulo Ferrari, Fernando Tobio, Mauricio Martínez y Alfonso Parot; Washington Camacho, Leonardo Gil, Maximiliano González y José Luis Fernández; Fernando Zampedri y Marco Ruben. DT: Leonardo Fernández.
Racing Club: Javier García; Renzo Saravia, Leonardo Sigali, Rodrigo Schlegel y Iván Pillud; Marcelo Meli; Augusto Solari, Matías Zaracho y Ricardo Centurión; Enrique Triverio y Brian Mansilla. DT: Eduardo Coudet.

Goles en el segundo tiempo: 18m. Mansilla (R) y 30m. Martínez (R).

Cambios en el segundo tiempo, al comenzar, Nery Domínguez por Saravia (R); 16m. Maximiliano Lovera por Zampedri (C) y Lautaro Martínez por Triverio (R); 31m. Federico Carrizo por José Luis Fernández (C) y 40m. Alejandro Donatti por Schlegel (R).
Amonestado: Saracho, Mansilla, Schlegel, Pillud y Sigali (R); Ferrari y Herrera (C).
Árbitro: Nicolás Lanolina.
Estadio: Gigante de Arroyito.

Fuente: Télam