Martín Benítez se apoyó, en la previa del partido de vuelta de la Recopa Sudamericana ante Gremio de Brasil, en “la mística” que hizo a Independiente “ganar la mayoría de las finales que jugó”.

De esta forma el jugador remarcó que sabe “muy bien” que está en “un club muy grande”.

Benítez expresó tener bien claro “lo que significa estar” en otra final y remarcó la necesidad de “ser intensos sin perder la pelota y recuperar rápido, para salir de contra. Hay que estar preparados para cualquier escenario”, analizó.

El jugador surgido del fútbol juvenil del club de Avellaneda reconoció que “se extrañará” la presencia del “Puma” Emanuel Gigliotti, dado que es “uno de los mejores nueves del fútbol argentino”, pero confía en que tanto Leandro Fernández como Silvio Romero lo harán bien”, de acuerdo a quien le toque jugar.

"Poseen las mismas características que Flamengo al ser fuertes y buenos en el juego corto. Por eso deberemos imponernos para generar el respeto que nos mostraron en el partido de ida (en el empate en un gol en el estadio Libertadores de América)”, indicó.

El mediocampista se refirió también al zaguero Walter Kanneman, ex jugador de San Lorenzo, involucrado en la expulsión de Gigliotti una semana atrás, quien -dijo- posee “las mañas propias del jugador argentino, a diferencia de los otros”.

En cuanto a la llovizna que se perfila para ser protagonista durante el transcurso del partido de mañana, Benítez reconoció que le gustaría jugar en una “cancha rápida y mojada”.