Por Diego Rodia 
drodia@cronica.com.ar 

Transitó el camino sinuoso de las dudas y la impaciencia hasta llegar a un presente inmejorable. Esta temporada, Maximiliano Meza explotó futbolísticamente, a tal punto de convertirse en uno de los mejores valores de Independiente. Y si bien éste podría ser catalogado como un año impresionante, el correntino no se olvida del anterior, que fue el que lo llenó de emociones; o para ser simple, el que le cambió definitivamente la vida.

Cada año trato de que las cosas salgan bien y de tener buenos momentos. Estoy pasando uno muy bueno, pero 2016 fue bárbaro, porque nació mi hijo y encima tomé la gran decisión de venir a Independiente”, arrancó el ex Gimnasia en charla con Crónica.

-Cuándo te cruzás con los hinchas, ¿qué te dicen?
-Obviamente se siente el cariño que me brindan, como a todo el equipo. Para todo jugador es muy lindo que te den tanto afecto. La verdad que uno se siente contento con esas cosas.

-Un cariño que fue creciendo con el paso de los partidos...
-Sí. Creo que nosotros nos vamos ganando ese cariño. Uno tiene que hacer las cosas bien, para que sea aún más grande. Esperemos que a fin de año sea más lindo todavía.

-¿Qué te recuerdan más, el gol a Racing o el caño riquelmeano a Vélez?
-No, el gol a Racing. Me dicen: “qué golazo hiciste” o “qué lindo gol”. Y también me piden que se vuelva a repetir contra ellos. Dentro de poco vamos a enfrentarlos de nuevo y estaría lindo volverles a convertir.

-Es entendible, fue ante el rival de siempre...
-Ese gol me dio mucha confianza. Hacerlo en un clásico y ganar, fue algo que en lo anímico me ayudó muchísimo. Con Holan aprendí muchísimo en la posición en que me puso, me siento cómodo, importante y protagonista. Cuando está bien, te salen to das.

-¿Querías enfrentar a Racing en la Sudamericana?
-Seguro. Además de ser un partido especial, iba a haber un desgaste muy grande para los dos. Pero hubiera estado lindo enfrentarlos.

-Pero les tocó Libertad...
-Es un equipo paraguayo. Venimos de enfrentar a Nacional y sabíamos que tenía un juego aéreo muy bueno. Libertad, además de tener buen equipo, cuenta con jugadores de experiencia. Tenemos que jugar tranquilos, como si el equipo experimentado fuera Independiente. Va a ser un partido lindo, parejo, pero trataremos de sacar provecho de esa intensidad que mostramos en cada juego.

-¿Se puede o es imposible repetir una actuación, como en la ida ante Nacional, donde prácticamente sellaron la clasificación?
-Estoy convencido de que se puede. Si hacemos todo al ciento por ciento, si las cosas salen como las entrenamos, es posible sacar una diferencia. Iremos a buscar el partido de visitante.

-¿Cómo lograste que dejen de mirarte de reojo, para ser uno de los más reconocidos por el hincha?
-Estoy tranquilo. Trabajo día a día para que las cosas me salgan como quiero. Hoy me siento bien, con confianza y creo que todo el equipo se siente protagonista y eso está bueno.

-¿Cuándo sentiste que llegó el click?
-En todo momento seguí trabajando por más que las cosas no me salían. Sabía que las buenas iban a llegar. Hoy estoy pasando un gran momento; lo disfruto y mucho.

-En estos momentos, ¿qué cosas pasan por tu cabeza?
-Sueño con la Sudamericana. Cada día pienso en las semifinales, en poder pasarlas y después lograr ese objetivo que sería muy importante para nosotros.
-¿Qué es lo que te hace pensar que lo pueden conseguir?
-El funcionamiento del equipo. Creo que tenemos una idea de juego que obviamente debemos mantener. Hay que seguir de esta manera, eso es lo que más me convence y me entrega ese sueño de ganarla.

-La gente ahora se pregunta por cuánto tiempo te podrá disfrutar...
-Hoy estoy pensando en Independiente, la copa y el torneo. De lo otro no me encargo yo, ni siquiera estoy al tanto. Hoy me siento muy cómodo acá, donde espero salir campeón.