El capitán deberá evitar la posibilidad de quedar afuera del Mundial (J. Moreno / Crónica).

Lionel Messi, capitán del seleccionado argentino se arriesga a no estar en el Mundial de Rusia 2018, pero otros grandes jugadores de fútbol también sufrieron esta pesadilla en el pasado. 

Di Stéfano, el maldito

Nacionalizado español, Alfredo Di Stéfano se puso la camiseta de la selección a finales de enero de 1957. Antes, el jugador, de origen argentino, no había jugado ninguna Copa del Mundo porque la Albiceleste había boicoteado las ediciones de 1950 y 1954. 

Pero los españoles no logran clasificarse para el Mundial de 1958 en Suecia. España logró clasificarse después para la Copa del Mundo de 1962 en Chile. Una satisfacción de escasa duración, ya que un dolor en la espalda impidió que pudiera jugar un solo partido y los españoles fueron eliminados en primera fase.

Eusebio, el golpe

Portugal no se clasificó para el Mundial de 1970. Fue un golpe para Eusebio, Balón de Oro en 1965 y estrella del Mundial de 1966 del fue el mejor goleador con 9 goles ( Portugal 3º). Habilidoso con la cabeza y los pies, la "Pantera negra" también había ganado la Copa de Europa con el Benfica en 1962. 

Moore, los partidos que sobraron

Capitán campeón el mundo con Inglaterra en 1966, Bobby Moore quería al final de su carrera jugar un último mundial en 1974 en la Alemania Occidental. 

En un grupo de clasificación de tres junto a Polonia y Gales, con un única plaza de clasificación en juego, los jugadores ingleses partieron como favoritos para ganarse la plaza. 

Pero, los ingleses sólo ganaron un partido y acabaron segundos por detrás de Polonia. Moore asistió desde el banco al empate contra Gales, con el que Inglaterra quedaba eliminada. 

Cruyff, un fusil en la sien

Leyenda del fútbol, Johan Cruyff no ha ganado nunca la Copa del Mundo: tras perder la final de 1974 frente a la República Federal de Alemania, no quiso jugar en Argentina cuatro años más tarde. 

La razón fue un misterio durante 30 años: ¿Conflicto con la Federación Holandesa por las primas? ¿Boicot para protestar contra la dictadura de Jorge Videla

El interesado reveló las razones en 2008 a la emisora Catalunya Radio: había sido víctima junto a su familia de un intento de secuestro en Barcelona antes del Mundial.

“En ese momento, vino alguien, me puso un fusil en la sien, estaba atado, mi mujer estaba atada, los niños (estaban) en el apartamento de Barcelona. Llega un momento en que te dices ’basta’. Hay momentos en que otros valores son prioritarios”, comentó. 

Van Basten, repechaje perdido

Finalista del Mundial de 1978 en Argentina, Holanda no se clasificó para la Copa del Mundo de 1982 en España. 

Para el Mundial mexicano de 1986, los holandeses contaban con una promesa en la figura de Marco Van Basten, que protagonizaba los mejores momentos del Ajax de Amsterdam, mientras también van ascendiendo otros jugadores como Frank Rijkaard, Ruud Gullit y Ronald Koeman

No lograron el boleto directo para México y tuvieron que jugar un repechaje contra sus vecinos belgas.

Derrotados 1-0 en la ida, ganaron 2-1 en la vuelta, pero el gol fuera de casa de los belgas, clasifica a los "Diablos Rojos" para el Mundial de 1986, donde serán cuartos. 

Dos años más tarde, los holandeses se vengaron de la mejor manera ganando la Eurocopa, eliminando a los alemanes, anfitriones de la competición en semifinales, y ganando a la URSS en la final, gracias a una mítica volea de Van Basten. 

Papin y Cantona, el minuto de más

Con Jean-Pierre Papin, Balón de Oro 1991, y Eric Cantona como motores, la selección francesa no podía, en principio, no clasificarse para el Mundial de 1994, tras una Eurocopa de 1992, en la que fueron eliminados en la fase de grupos. 

Se jugaban todo contra Bulgaria en noviembre de 1993 en el Parque de los Príncipes para esta generación minada por la rivalidad entre jugadores del París SG y el Marsella, a la que le bastaba un empate para viajar a Estados Unidos. 

Pero, en el descuento, Emil Kostadinov acabó con las esperanzas francesas con un disparo que le dio la victoria a Bulgaria (2-1). Fue uno de los reveses más traumáticos para el fútbol francés. 

Fuente: AFP