Rafael Nadal, número uno del mundo, se coronó campeón del ATP de Beijing y alcanzó su título profesional número 75 al aplastar al australiano Nick Kyrgios (19º) por 6-2 y 6-1 en poco más de una hora y media de juego.

Tras ganar el US Open en septiembre y Roland Garros en junio, el mallorquín logró su sexto título del año y amplía su ventaja al frente de la clasificació. ATP, tomándose al mismo tiempo la revancha contra Kyrgios, de 22 años, último jugador en haberlo vencido en el circuito en cuartos de final del Masters 1000 de Cincinnati, en agosto.

Muy motivado desde los primeros puntos, Nadal se paseó, ganando el título en una ciudad en la que ya había vencido en 2005, además del oro olímpico en 2008. "En 2005, no pensaba que volvería a jugar en 2017, y ganar el torneo doce años después todavía menos. Estoy muy feliz con este título", señaló el español.

El número uno mundial tendrá el lunes más de 2.300 puntos de ventaja sobre el segundo en la clasificación ATP, el suizo Roger Federer.

El español es el inmenso favorito del Masters 1.000 de Shanghai, que comenzó este domingo e incluso el Masters de Londres (12-19 de noviembre), que nunca ganó debido a su dominio en la segunda parte de la temporada.

Nadal fue superior al australiano, tanto en el servicio (casi el 70 % de las primeras bolas, y ningún break concedido) como en el resto (12 bolas de break procuradas).

 Apretado durante veinte minutos, el partido se convirtió rápidamente en un paseo cuando Kyrgios, enfadado por un error de arbitraje en el 2-2, perdió la concentración y se salió del partido.

El australiano cometió 35 errores no forzados, haciendo volar su raqueta en varias ocasiones, sacudiendo la cabeza en ocasiones pese a algunos golpeos fantásticos, ofreciendo incluso el primer set al español en dos dobles faltas consecutivas.

En el segundo set, Kyrgios parecía volver a concentrarse pero Nadal estaba intratable y ganó con facilidad esa manga final.

Fuente: AFP