Griselda Jaluf es propietaria de un complejo de Villa Zorraquín, en la ciudad entrerriana de  Concordia, y denunció que fue agredida este último fin de semana por el futbolista xeneize Walter Bou y su familia. En la Justicia ya hay una causa abierta que está en manos del fiscal Germán Dri

Según relató al sitio Superdeportivo.elonce.com, todo sucedió cuando el jugador de fútbol y su familia realizaban una fiesta y ésta, por los altos niveles de la música, se acercó al lugar para solicitar que bajen el volumen. Para su sorpresa, tuvo como respuesta insultos por parte del jugador y golpes de parte de sus familiares. "La verdad es un acto muy cobarde de Walter Bou y la familia", dijo la mujer y agregó: "No voy a parar hasta las últimas consecuencias".

La empresaria golpeada en la reyerta contó cómo sucedieron los hechos: "El tema fue por los ruidos constantes y las fiestas en cualquier momento de la semana, y esa es una zona turística donde se preserva la tranquilidad. Tuve muchas quejas de colegas dueños de complejos por constantes fiestas fuera de horario, líos, música, y cornetas de la que se utilizan en la cancha".

La mujer relató que antes de dirigirse a la vivienda a pedir que bajen la música, envió un mensaje de texto al jugador y su familia, pero que estos no escucharon la petición. "Nunca acataron esas indicaciones así que nos dirigimos a ellos en momentos de una fiesta, en la calle. Los llamé para hablar para que bajen el volumen de la música y en esas instancias que estábamos hablando tranquilamente sale la familia de Walter: la suegra, el suegro y la mujer de Walter a emprendernos a puñetazos a mí y mi hija".

Bou. Le suma otro problema a Guillermo y al club.

"Nos lastimaron y bueno hice la denuncia por violencia y voy a demandar por violencia de género también porque me insultaron llamándome prostituta. Yo soy una empresaria, no trabajo en la calle; si así trabajara no tiene por qué decirlo", dijo Jaluf y agregó que la causa está en manos del fiscal de Concordia, Germán Dri. 

A su vez, Jaluf señaló que la actitud del jugador de Boca fue "cobarde", ya que sujetó a su marido junto a otras dos personas, permitiendo así que sus familiares continúen golpeándolas -a ella y su hija-. "A mi marido lo sujetó Walter Bou, Antonio Ibarrola, que es el suegro, y un primo que oficia de seguridad de Walter. Lo tenían sujeto a mi marido de los brazos, lo machucaron porque lo apretaron todo", dijo y añadió que esa actitud fue "para que no nos defienda mientras las mujeres de ellos nos golpeaban".

"La verdad es un acto muy cobarde de Walter Bou y la familia. Yo estoy golpeada en un costado, tengo la cara lastimada", acotó la mujer que denunció al centro delantero del club Xeneixe. En ese marco aseguró que continuará con la pelea judicial hasta llegar a un castigo para el futbolista y su familia. "No voy a parar hasta las últimas consecuencias porque yo vivo allí desde hace 36 años y tengo una conducta intachable donde toda la gente de esa zona me conoce", manifestó la denunciante.

Finalmente, la mujer lamentó lo sucedido y se mostró sorprendida con lo acontecido "porque cuando le vendí la casa todo se desarrolló en perfectas condiciones, fuimos vecinos muy amables que le brindamos un montón de posibilidad y los sacamos de un montón de apuros".
"Parece que ellos no entienden que esto no es una casa de fin de semana en el medio del campo. Todos tienen derecho a un festejo, nadie se puede quejar de eso, pero no de la manera que ellos lo llevan a cabo. Creen que puede llevar el mundo por delante", finalizó.