El mediocampista de Boca Pablo Pérez afirmó que se quitó “toda la carga” con el gol agónico que sirvió para el triunfo del líder la Superliga ante Talleres en La Bombonera, pero admitió que no reaccionó “de la mejor manera” en el festejo.

"Exploté, toda la carga que tenía la saqué, pero no reaccioné de la mejor manera. Tendría que haber gritado con mis compañeros y estoy muy arrepentido porque tendría que haber dado otra imagen”, expresó en diálogo con ESPN.

Pablo Pérez, quien gritó de manera desaforada su conquista y con insultos a la platea de Boca, confirmó el ofrecimiento de disculpas al socio Cristian Alonso por su comportamiento: “La situación me superó y quedó todo ahí. Lo importante es que todo esto se puede hablar, el socio no me merece que lo insulte y eso me dejó tranquilo”.

El ex jugador de Newell’s atribuyó a una “previa complicada” su desahogo sumado a otros resultados como la derrota en la final de la Supercopa Argentina ante River, el empate frente a Atlético Tucumán y la goleada histórica con el seleccionado argentino ante España por 6 a 1, donde disputó unos minutos.

"Soy humano. Hace tres semanas que no paro y me explotó la cabeza. Si en algún momento ofendí a un hincha de Boca le ofrezco disculpas; no soy quién para insultarlos y menos cómo nos apoyaron contra Talleres, agregó el ex Málaga de España.

Por último, Pérez consideró que Boca ganó “una final” ante Talleres, su escolta a nueve unidades, y que la previa fue “muy dura”, con la aparición de la barrabrava en el club incluida: “Era el partido para encarrilar las cosas y por suerte salió bien”.

En tanto, el plantel de Boca se entrenó este lunes en el predio de Casa Amarilla. Los dirigidos por Guillermo Barros Schelotto, sin tiempo para festejar el triunfo ante Talleres que lo deja muy cerca de ganar la Superliga, ya están pensando en Junior, su rival, el próximo miércoles por la Copa Libertadores.

Fuente: Télam