Piqué compareció ante la prensa de España.

Gerard Piqué, defensor del Fútbol Club Barcelona y de la Selección de España, aseveró que seguirá siendo parte de "La Furia" española, con miras a los dos partidos que definirán el pasaje al Mundial de Rusia 2018. Piqué hizo frente al tenso clima que se vive en torno a él, luego de haberse mostrado a favor que Cataluña pueda realizar su referendúm.

"El primer día fue difícil porque no te gusta que la gente esté en tu contra. Recibir silbidos e insultos no es del agrado de nadie", comenzó asegurando el central español y agregó que "mediante el respeto y la coherencia creo que todo puede llegar a buen puerto. Estoy aquí para darle la vuelta a la situación".

"Es imposible poner en mi duda mi compromiso con la selección, llevo aquí desde los 15 años, considero esto una familia. Me siento muy orgulloso de estar en la selección española y me duele que se dude de mi compromiso", amplió.

De todas maneras, el defensor no se tildó a sí mismo como "independentista", aunque aclaró: "No es mi caso, pero un independentista podría jugar en la selección porque no hay selección catalana" y agregó: "Somos jugadores y somos personas. Entiendo que algunos jugadores no quieran hablar de política. Hay gente que me aconseja no hablar más de política", reconoció.

Sobre el futuro inmediato, el marido de Shakira, reconoció que "es difícil que los pitidos paren" y aclaró "Me duele esta situación por mis compañeros, no se merecen que piten a un compañero suyo".

También le dedicó un párrafo a su relación con Sergio Ramos, defensor del Real Madrid y compañero de zaga en el equipo de Lopetegui, con quién la prensa señaló que está en conflicto: "Lo de Sergio Ramos es toda una mentira. Con él nos llevamos fenomenal, es más seremos socios ahora de un negocio que le planteé", reveló. "No hace falta que acerquemos posturas, estamos muy cerca", completó.

Piqué reconoció que pensó en renunciar a la Selección pero que "Irse ahora es darle la razón a esa gente que entiende que la mejor solución es insultar y pitar. Irse es que ellos han ganado. Y no les daré ese lujo. Hay muchísima más gente por ahí que quiere que me quede", se defendió.

Consultado sobre si quiere o no la independencia de Cataluña, Piqué no quiso decir demasiado: "No te voy a contestar si quiero que Catalunya se independize. No lo haré porque los jugadores somos globales. A partir de que conteste eso, perdería la mitad de seguidores. Mis hijos son libaneses, colombianos y catalanes. Estamos en un mundo global.Lo de los países ahora mismo es lo menos".